EEUU: Piden reforzar trenes para evitar incendios

El reciente accidente ferroviario en Virginia renovó el jueves las exigencias de que el gobierno de Obama haga pronto más estrictas las normas que gobiernan la práctica cada vez más común de trasportar petróleo crudo, altamente inflamable, por tren.

Dado el auge de producción petrolera en el yacimiento de Bakken en el norte de Estados Unidos y el sur de Canadá, algunos expertos dicen que desde hace tiempo debió establecerse una nueva reglamentación para prevenir una catástrofe. Pero redactar y aprobar nuevas reglas puede demorar meses e incluso años, ya que el elaborado proceso incluye tiempo para estudiar cambios posibles y un período para comentarios públicos antes de aprobarlos.

En el accidente del miércoles, un tren de CSX que transportaba crudo de Dakota del Norte se descarriló en el centro de Lynchburg. Tres de los vagones cayeron en el río James, hubo un incendio y humo negro inundó el ambiente. Nadie resultó herido, pero el accidente provocó evacuaciones y preocupó a pobladores y autoridades locales.

Ha habido otros ocho accidentes significativos en Estados Unidos y Canadá en el último año relacionados con trenes que transportan crudo, y algunos han causado daños considerables y un alto número de víctimas, según la Junta Nacional de Seguridad en el Transporte (NTSB).

El crudo de Bakken se prende más fácil que otras variedades.

La NTSB y legisladores han exhortado al Departamento de Transporte a elaborar rápidamente nuevos estándares que hagan más resistentes los vagones cisterna ya que se fracturan con facilidad, incluso en accidentes a baja velocidad.

"Todo mundo espera de ellos alguna decisión significativa", dijo Grady Cothen, exfuncionario de la Administración Federal Ferroviaria, después del accidente del miércoles.

El secretario de Transporte Anthony Foxx ha dicho a los legisladores que los reguladores trabajan tan rápido como pueden para hacer que las nuevas normas de resistencia de los carros cisterna se redacten y aprueben.

Pero dijo que algunas compañías petroleras no han entregado los datos solicitados y se quejó de que la agencia de su dependencia que regula los líquidos inflamables está corta de personal.

"Hay un millón de embarques de materiales peligrosos moviéndose por el país todos los días y tenemos 50 inspectores", dijo Foxx a The Associated Press recientemente.

La causa del accidente está siendo investigada por la NTSB. CSX dijo que coopera plenamente.

El investigador de la NTSB Jim Southworth dijo que el tren iba a 24 mph (38 kph) en una zona de 25 mph al momento del accidente.

La preocupación por la seguridad ferroviaria se incrementó en julio del año pasado, cuando un tren fuera de control descarriló y estalló en Lac-Megantic, Quebec, cerca de la frontera con Maine. Cuarenta y siete personas murieron y 30 edificios se incineraron.

El jueves, el exdirector de la NTSB Jim Hall envió una carta en la que pide al secretario de Transporte imponer un límite de velocidad de 20 mph (32 kph) a los trenes petroleros que pasan por las comunidades hasta que se construyan nuevos vagones cisterna o se adapten los viejos para hacerlos más robustos.

___

Felberbaum reportó desde Richmond. Joan Lowy, de The Associated Press, contribuyó a este despacho desde Washington.