EEUU: Republicano objeta a general sobre Bengasi

Un general retirado estadounidense fue criticado enérgicamente el jueves por un legislador republicano, presidente de una comisión después de testificar que el gobierno federal reaccionó tibiamente al mortal ataque en el 2012 contra la misión diplomática de Estados Unidos en Bengasi, Libia.

El general retirado Robert Lovell, principal testigo de una audiencia de la Comisión de Supervisión y Reforma del Gobierno de la Cámara, dijo en su testimonio que las fuerzas estadounidenses "deberían haber tratado" de llegar hasta el lugar a tiempo para salvar la vida del embajador estadounidense Chris Stevens y de otros tres estadounidenses. El militar responsabilizó al Departamento de Estado por pedir una acción más enérgica.

Unas horas después, el poderoso presidente de la Comisión de Servicios Armados, el representante republicano Howard "Buck" McKeon, de California, cuestionó el testimonio de Lovell, que estaba en la sede de mando militar estadounidense para Africa, en Alemania, observando el ataque.

El general "no estaba en una posición que le diera acceso confiable a las opciones operativas que tenían a la mano los jefes militares durante el ataque, ni ofreció otro tipo de acción específico", indicó McKeon.

El desacuerdo restó fuerza a un intento republicano de crear nuevas interrogantes sobre cómo el gobierno de Obama manejó la situación el 11 de septiembre del 2012 ante un ataque de milicianos armados. Los republicanos han acusado al gobierno de minimizar un ataque terrorista unas semanas antes de las elecciones.

Lovell dijo en su testimonio que estaba claro que el ataque fue una acción hostil y no una protesta que se salió de control, como ha dicho el gobierno de Obama.

"Cuatro personas murieron. Obviamente no respondimos a tiempo", agregó.

Cuando se le preguntó si a los militares se les permitió responder adecuadamente, Lovell respondió que no. "Los militares podrían haber respondido de alguna manera", agregó.

La declaración de McKeon contradijo las declaraciones de Lovell sobre la base de entrevistas que realizó su comisión a más de una docena de testigos en la cadena de mando operativa y su revisión de miles de páginas de transcripciones, correos electrónicos y otros documentos.

"No tenemos evidencia de que los funcionarios del Departamento de Estado demoraron en tomar la decisión para emplazar los pocos recursos que el Departamento de Defensa tenía disponibles para responder", afirmó McKeon.

El Congreso ha llegado a la conclusión de que a los militares en ningún momento se les dijo que "se abstengan de prestar servicio" y que recursos como aviones de combate en Italia u otros medios no estaba disponible para responder a tiempo en los ataques que ocurrieron con ocho horas de diferencia.

En el Senado, los republicanos John McCain, de Arizona, y Lindsey Graham, de Carolina del Sur, volvieron a pedir que una comisión especial investigue el asunto.

___

Los reporteros de la AP Matthew Lee y Jim Kuhnhenn contribuyeron a este despacho.