Putin quiere retiro de tropas ucranianas

El presidente ruso Vladimir Putin dijo el jueves que Ucrania debería retirar a sus fuerzas armadas de las regiones oriental y meridional del país, una afirmación que podría envalentonar a los insurgentes antigubernamentales que están tomando edificios.

Horas después, Aleksander Turchínov, el presidente interino de Ucrania, ordenó renovar el reclutamiento militar bajo el argumento de que existen "amenazas de usurpación a la integridad territorial de la nación" e interferencia de Rusia en los asuntos internos ucranianos.

Moscú ha criticado repetidas veces el operativo de las fuerzas de seguridad ucranianas contra los insurgentes del este, el cual ha sido ineficaz en gran medida, y advirtió que no deberían actuar con violencia contra civiles.

En una conversación telefónica con la canciller alemana Angela Merkel, Putin dijo que el retiro de las unidades militares era "lo principal", pero no está claro si eso puede ser interpretado como una exigencia categórica.

La orden de reclutamiento emitida por Turchínov representó un cambio radical en el país, que el año pasado anunció planes para poner fin al reclutamiento obligatorio para en su lugar contar con una fuerza integrada en su totalidad por voluntarios. Su orden no especificó dónde podrían emplazarse las fuerzas engrosadas por los conscriptos, los cuales sólo incluyen hombres de entre 18 y 25 años.

Anteriormente en la semana, el presidente interino dijo que la policía y las fuerzas de seguridad habían sido "impotentes" ante los insurgentes en las regiones de Donetsk y Lugansk, el corazón de la insurrección, y que los esfuerzos deberían estar enfocados en evitar que la inestabilidad se extienda a otras partes del país.

En la ciudad de Donetsk, la capital regional, manifestantes antigubernamentales tomaron el jueves la procuraduría de la región. Varias decenas de policías antimotines emplazados en la oficina lanzaron granadas aturdidoras y gases lacrimógenos cuando algunas personas que se ubicaban al frente de la multitud de varios cientos de personas intentaron meterse al edificio por la fuerza.

A medida que la confrontación crecía, algunos en la muchedumbre arrojaron piedras y lograron quitarle los escudos a la policía. Un reportero de The Associated Press vio a un puñado de agentes siendo arrastrados lejos de allí y golpeados por la gente.

Cientos de personas que miraban a los manifestantes gritaban consignas y también cometieron abusos.

Luego de ocupar el edificio, los inconformes descartaron la bandera ucraniana y la reemplazaron con la de la República Popular de Donetsk, un movimiento que busca mayor autonomía del gobierno central, o independencia y su posible anexión a Rusia.

Donetsk está en el corazón de los habitantes que apoyan al expresidente Víktor Yanukóvich, partidario de Moscú, que fue derrocado en febrero luego de meses de protestas en la capital. Los opositores al gobierno que lo reemplazó han tomado edificios en aproximadamente una decena de ciudades y poblados en el este de Ucrania.

El cibersitio Novosti Donbassa de noticias locales reportó que anteriormente en el día unos 30 hombres armados llegaron en seis automóviles al poblado de Amvrosivka, que yace cerca de la frontera rusa, tomaron el consejo municipal y obligaron al alcalde a renunciar.

Los insurgentes se apoderaron el miércoles del edificio aduanal en Donetsk y del ayuntamiento en Alchevsk, un centro industrial de unos 110.000 habitantes, lo cual se suma a la gran cantidad de instalaciones tomadas por los separatistas el mes pasado en el este, donde una decena de ciudades están ahora en sus manos.

Ha habido también una serie de presuntos secuestros de políticos pro gubernamentales. El partido nacionalista Svodoba dijo que un líder local de una rama del partido en Kostiantinivka, 65 kilómetros (40 millas) al norte de Donetsk, en un principio logró ahuyentar a los atacantes en su casa, pero luego fue plagiado mientras telefoneaba para pedir ayuda.

El elemento armado de la insurgencia está enfocado en Slaviansk, una ciudad a 110 kilómetros (70 millas) al norte de Donetsk en la que siete observadores europeos de la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa permanecen detenidos por pistoleros partidarios de Rusia.

Merkel volvió a llamar a Putin el jueves y le solicitó su apoyo en la liberación del grupo, dijo Christiane Wirtz, portavoz de la canciller.

Rusia rechaza las acusaciones de Kiev y de Occidente de que esté influyendo o fomentando la agitación en el este de Ucrania.

El Kremlin confirmó la conversación y dijo que Putin hizo énfasis en que "lo principal es que Ucrania retire sus tropas del sureste de Ucrania, detenga la violencia e inicie rápidamente un amplio diálogo nacional sobre una reforma constitucional".

En Washington, el segundo funcionario de mayor rango en la Organización del Tratado del Atlántico Norte dijo que ahora la alianza se siente impulsada a empezar a tratar a Moscú como un adversario.

"En el centro de Europa es evidente que tenemos dos visiones distintas de lo que la seguridad europea debería ser", afirmó Alexander Vershbow, subsecretario general de la OTAN, en una sesión de preguntas y respuestas con los periodistas.

Dijo que el hecho de que Rusia se haya anexado Crimea, y sus evidentes esfuerzos para manipular la agitación en el este de Ucrania, han hecho que la relación OTAN-Rusia cambie en lo fundamental.

___

El periodista Jim Heintz de The Associated Press contribuyó a este despacho desde Moscú.