"Continuidad mejorada" ofrece Arias en Panamá

Con la promesa de una "continuidad mejorada", el candidato presidencial del partido en el gobierno José Domingo Arias cerró el jueves una campaña en la que se comprometió a seguir y profundizar los cambios económicos impulsados por su mentor, el presidente Ricardo Martinelli, los últimos cinco años.

Ante miles de simpatizantes que llegaron desde temprano a un sector de la cinta costera sobre la bahía de Panamá y cerca del palacio presidencial, Arias defendió la ruta del continuismo y ensalzó la figura y obra de Martinelli.

"Saber que voy a sucederlo aumenta mi responsabilidad y desafío, pero también fortalece mi confianza y me da la satisfacción de que Dios primero voy a desarrollar aún más la más grande obra de desarrollo económico y social que se haya realizado en nuestro país", manifestó Arias. "Una obra que tiene que seguir adelante y que no puede ser interrumpida".

A lo largo de su campaña, Arias debió sortear reiterados cuestionamientos de que su postulación esconde intenciones reeleccionistas del mandatario saliente, quien, sin embargo, le aseguró a los panameños que no quiere quedarse en el poder.

"José Domingo va a ser mejor presidente que yo", manifestó el mandatario en el cierre de campaña ante la multitud que levantaba banderas del Partido Cambio Democrático y del Movimiento Liberal Republicano Nacionalista, que forman la alianza derechista de gobierno. "Con él, los panameños aseguramos este proyecto de cambio".

Arias, un empresario de la confección de 50 años y hasta hace poco un desconocido en la política, llega a las elecciones del domingo en una cerrada puja con el exalcalde capitalino Juan Carlos Navarro y el actual vicepresidente de la república Juan Carlos Varela, de acuerdo con las últimas encuestas de intención de voto publicadas la semana pasada.

Navarro, del Partido Revolucionario Democrático, de centro-izquierda, y Varela, del Panameñista, centro derecha, cerraron sus respectivas campañas en la capital el fin de semana pasado.

Es la primera vez desde la transición a la democracia hace 24 años atrás en que una campaña presidencial tiene a tres contendientes con posibilidades de alzarse con la victoria, dijo en una entrevista el exmagistrado del Tribunal Electoral y analista en temas electorales, Guillermo Márquez Amado.

"El que gane lo va a lograr con dos, tres puntos porcentuales de diferencia", pronosticó en conversación telefónica con The Associated Press.

De las cuatro elecciones celebradas desde el fin del régimen militar en 1989, el resultado más reñido se dio en la victoria del opositor Ernesto Pérez Balladares sobre la entonces candidata oficialista Mireya Moscoso en 1994. Pérez Balladares, del mismo partido de Navarro, se impuso por margen de 4%.

Por lo impredecible de la competencia, el cierre de campaña de Arias se prestó como una última oportunidad para atraer a los indecisos.

En una de sus últimas propagandas en los medios, el candidato oficialista intentó convencer a los panameños de que es un hombre de carácter y que de ganar la presidencia no atenderá a intereses de alguna persona, grupo o partido.

Sin embargo, Arias admite que Martinelli lo ayudó a lanzarse al ruedo y en el cierre de campaña ratificó que mantendrá el modelo económico del popular líder, quien basó su quinquenio en obras de infraestructura multimillonarias. La economía panameña creció a un promedio de 8,5% los últimos cinco años.

El cierre, en pleno feriado por el 1 de mayo, se realizó en la cinta costera tres, uno los proyectos de ampliación vial multimillonarios inaugurados por Martinelli en el apogeo de la campaña electoral. El jueves fue el último día en que se permitió la propaganda electoral en los medios.