Francia: La extrema derecha cobra fuerza

Miles de personas se incorporaron a la marcha anual del partido de ultraderecha de Marine Le Pen el jueves con vistas a las elecciones europeas de este mes después de victorias resonantes en los comicios locales.

Le Pen, que ha llevado su partido de una situación marginal a un primer plano, depositó una corona floral el jueves frente a la estatua de Juana de Arco, la santa patrona del Frente Nacional, antes de hablar a sus partidarios frente a la Opera de París.

La dirigente condenó el euro y la Unión Europea, pero instó a sus partidarios a votar en las elecciones parlamentarias europeas.

Los principios nacionalistas están cobrando fuerza entre los votantes europeos enfurecidos por los problemas económicos y podrían influir sobre las elecciones del 22 al 25 de mayo para un nuevo Parlamento Europeo. Le Pen quiere capitalizar las recientes victorias en las elecciones municipales que dieron a su partido el control de 11 ciudades.

"Nuestro país tiene la necesidad más apremiante de convertirse nuevamente en su propio dueño", dijo Le Pen ante ovaciones, condenando tanto a la divisa euro como a la Unión Europea como un sistema por y para los grandes bancos, no el pueblo.

"Es esencial votar... no me decepcionen", suplicó.

Le Pen y su padre, el fundador del partido Jean-Marie Le Pen, están buscando renovar sus mandatos como delegados europeos e incrementar sus cifras. El objetivo es formar un grupo parlamentario con otros partidos de extrema derecha en Europa para ganar autoridad.

"Necesitamos un grupo fuerte" para enmendar Europa, señaló. "Reescribamos la historia".

Encuestas recientes muestran al Frente Nacional compitiendo con el conservador Unión por un Movimiento Popular por el primer lugar en las elecciones próximas, con los gobernantes socialistas en el tercer sitio, resultados que reflejan el repunte de la extrema derecha en toda Europa.

Marine Le Pen se ha esforzado por limpiar la imagen racista del Frente Nacional, que fuera denunciado alguna vez como antisemita. En la actualidad, el partido condena abiertamente lo que califica como los peligros del islam importado por una migración masiva de musulmanes, un tema divisivo no mencionado en su discurso pre electoral.

El único alboroto fue ocasionado por protagonistas inesperados: feministas radicales con el pecho desnudo del grupo Femen que gritaban mientras corrían entre la multitud con la frase "Epidemia fascista" escrita en su pecho y espalda. Una fue derribada y subida a una camioneta policíaca.