Merkel y Obama conversarán sobre crisis en Ucrania

La crisis en Ucrania dominará las conversaciones entre la canciller alemana Angela Merkel y el presidente Barack Obama cuando se reúnan esta semana en Washington, en momentos en que ambos buscan mostrar la unidad de Occidente en su determinación de adoptar medidas más estrictas contra Rusia si es necesario.

Estados Unidos y la Unión Europea impusieron el lunes nuevas sanciones contra Moscú, tras acusar a Rusia de incumplir un acuerdo diplomático concertado para calmar la situación en Ucrania.

En su encuentro del viernes, Merkel y Obama examinarán el momento en que podrían ser adoptadas las nuevas medidas dirigidas específicamente contra la economía rusa, dijeron funcionarios alemanes de alto rango antes de la visita de dos días que la canciller comienza el jueves en Washington.

Henning Riecke, experto en las relaciones entre Estados Unidos y Alemania, dijo que Merkel intentará apaciguar las preocupaciones de Estados Unidos de que Alemania podría dudar en la adopción de nuevas sanciones por sus estrechos vínculos económicos con Rusia.

"Esta es una coyuntura en verdad peligrosa y es importante que Estados Unidos y sus socios muestren unidad", expresó Riecke, que trabaja en el Consejo Alemán de Relaciones Exteriores, un grupo de expertos con sede en Berlín.

"Tengo confianza en que se emita una firme declaración en la que se señale que Occidente tiene delimitadas ciertas líneas rojas en lo referente a Ucrania y la seguridad de sus aliados de la OTAN en Europa oriental", apuntó.

Una muestra firme de unidad en torno a Ucrania ayudaría a limar las diferencias surgidas entre Berlín y Washington sobre un pacto comercial trasatlántico --cuyas controles son un punto espinoso-- y los programas de espionaje de la Agencia de Seguridad Nacional de Estados Unidos (NSA por sus siglas en inglés).

Alemania no ha logrado conseguir garantías de Washington de que la NSA no efectúa actividades ilegales en territorio alemán, un punto que podría empañar la primera visita de Merkel a Estados Unidos desde que salió a la luz hace un año la escala de las operaciones de espionaje de la NSA.

Merkel, cuyo propio teléfono celular supuestamente fue vigilado por la NSA, ha intentado reducir las expectativas antes del viaje toda vez que el gobierno del presidente Obama ha indicado que no le interesa suscribir un acuerdo de "no espionaje" con Berlín.

"Ella sabe que no habrá un 'acuerdo de no espionaje' y es una persona práctica", dijo Heike MacKerron, director en Berlín del Fondo Marshall Alemán de Estados Unidos. "Ella planteará el tema con propósitos internos, pero no porque espere algo del gobierno estadounidense", agregó.

Una comisión legislativa alemana que investiga el proceder de la NSA solicitó al gobierno su parecer sobre una posible invitación a Edward Snowden, quien filtró numerosos documentos de esa agencia. La respuesta podría ser anunciada más o menos al mismo tiempo de la conferencia de prensa conjunta entre Merkel y Obama prevista para el mediodía del viernes. Merkel también se reunirá el viernes con la Cámara de Comercio de Estados Unidos.

___

Frank Jordans está en Twitter como http://www.twitter.com/wirereporter