Egipto pospone retiro de campamentos pro-Morsi

Las autoridades egipcias anunciaron el lunes que pospusieron su decisión de dispersar dos sentadas de los partidarios del presidente depuesto del país en El Cairo para "evitar el derramamiento de sangre", dijo un funcionario, al tiempo que los simpatizantes islamistas intensificaron las manifestaciones para que Mohamed Morsi regrese al poder.

El aplazamiento podría, al menos temporalmente, reducir las tensiones que se habían intensificado durante la noche, cuando el país se preparaba para una nueva ola de violencia. Cualquier movimiento de la policía contra los manifestantes habrían sentado las bases para enfrentamientos mortales con decenas de miles congregados en dos sentadas en El Cairo en apoyo al ex presidente Morsi, derrocado el 3 de julio en un golpe de Estado que contó con el respaldo popular.

Un funcionario de seguridad egipcio, que habló a condición de anonimato porque no estaba autorizado a hablar con la prensa, dijo que la decisión de aplazar un operativo contra los campamentos de protesta de los partidarios de la Hermandad Musulmana se tomó luego de que se filtró a los medios de comunicación un plan para poner fin a las sentadas.

Las fuerzas de seguridad planeaban formar cordones alrededor de los sitios de protesta de El Cairo antes del amanecer del lunes, dijeron funcionarios que hablaron antes a The Associated Press.

Los manifestantes han dicho que no se irán hasta que Morsi sea restituido en el poder.

Hasta ahora semanas de los esfuerzos de la comunidad internacional para poner fin a la disputa y encontrar una solución pacífica han fracasado. El primer ministro interino de Egipto advirtió justo antes de la festividad musulmana de Eid al-Fitr, que terminó el domingo que la decisión del gobierno de despejar las sentadas era "irreversible".

Morsi no ha sido visto desde que el ejército lo depuso, disolvió su Parlamento, dominado por los islamistas y suspendió la constitución. Se encuentra recluido en régimen de incomunicación, junto con algunos de sus colaboradores, mientras que varios líderes de la Hermandad y sus aliados islamistas se encuentran detenidos, bajo cargos de instigar a actos violentos y mortíferos.