Líder insurgente sirio visita a sus hombres

El líder del ala militar del principal grupo de la oposición siria respaldado por Occidente visitó a los insurgentes en una provincia costera donde está la tierra ancestral alauí del presidente Bashar Assad, dijo el lunes una portavoz.

Durante la semana pasada, combatientes rebeldes en la provincia de Latakia han tomado varios poblados habitados por miembros de la secta alauí de Assad, una rama de los chiíes. Los avances no han modificado el equilibrio estratégico en la zona, pero sí han avergonzado al régimen en un área que ha estado bajo fuerte control del gobierno desde que comenzó el levantamiento popular en el país hace más de dos años.

Las fuerzas de Assad han lanzado una contraofensiva para tratar de desplazar a los rebeldes, y activistas dicen que se desarrollan combates en varios poblados de esa región montañosa.

En un video publicado en la página de Facebook de la Coalición Nacional Siria, el jefe militar rebelde, general Salim Idris, camina con un grupo pequeño de combatientes por el agreste terreno. Vestido con indumentaria civil y una pistola en una funda, Idris les dice que visitó el frente para ver los "importantes logros y las grandes victorias que lograron nuestros hermanos rebeldes en la costa".

"Estamos aquí para confirmar que el mando (central) está completamente coordinado con el mando costero", dijo.

Sarah Karkour, portavoz de la Coalición, dijo que la visita a Latakia fue el domingo, pero no especificó si el general visitó los territorios recientemente capturados.

Idris es el líder del Consejo Supremo Militar de la Coalición, un grupo de brigadas de la oposición de mentalidad más secular que es el principal conducto de asistencia occidental a los rebeldes que buscan derrocar al régimen de Assad. Pero Idris tiene poco más que control nominal sobre los cientos de facciones rebeldes que componen la constelación de fuerzas de oposición en el terreno.

Los grupos rebeldes más efectivos --las facciones extremistas islámicas-- ni siquiera reconocen la autoridad de Idris.

En meses recientes ha habido varios enfrentamientos entre facciones vinculadas con al-Qaida y brigadas de oposición más moderadas. Las luchas intestinas han socavado el esfuerzo general de la oposición para derrocar al régimen de Assad.

A pesar de sus diferencias ideológicas, los grupos extremistas islámicos y los moderados coordinan frecuentemente sus esfuerzos cuando esperan un beneficio mutuo.

Ese ha sido el caso en Latakia, dicen los activistas, donde grupos más moderados que combaten junto a facciones extremistas vinculadas a al-Qaida, entre ellas el Estado Islámico de Irak y el Levante, capturaron 11 poblados alauíes la semana pasada.

La ofensiva ha obligado a los vecinos de los poblados a huir y al menos 60 civiles han muerto, afirman activistas. Otros 400 civiles, en su mayoría alauíes, están desaparecidos y se supone han fallecido en la zona, según activistas que hablaron a condición de no ser identificados por temor a represalias.