Uno de 25 condenados a muerte quizá son inocentes

La ciencia y el derecho se han combinado para lograr la exoneración de cientos de condenados en las últimas décadas, pero el gran interrogante consiste en saber cuántos inocentes más siguen presos y, lo que es peor, cuántos han sido ejecutados injustamente.

Uno de cada 25 presos sentenciados a muerte probablemente es inocente, según un nuevo estudio estadístico que aparece en la revista Proceedings de la Academia Nacional de Ciencias. Y eso significa que casi seguramente por lo menos varios de los 1.320 ejecutados desde 1977 eran inocentes, dice el estudio.

Entre 1973 y 2004, el 1,6 % de todos los sentenciados a muerte en Estados Unidos --138 prisioneros-- fueron exonerados y puestos en libertad por ser inocentes.

Pero la gran mayoría de personas inocentes sentenciadas a muerte nunca son identificadas ni puestas en libertad, señala el profesor Samuel Gross de la Escuela de Derecho de la Universidad de Michigan, el autor central del estudio.

La dificultad en identificar presos inocentes deriva del hecho de que a más del 60% de los prisioneros en casos de pena de muerte a la larga se les conmuta la sentencia por cadena perpetua. Una vez que sucede eso, sus casos dejan de recibir las revisiones exhaustivas de que dispone el sistema legal para quienes están condenados a la pena capital.

Gross y otros tres investigadores, incluido un experto en bioestadística, estudiaron la cuestión utilizando una técnica empleada en estudios médicos llamada análisis de supervivencia. El bioestadístico Theodore Holford, de la Universidad de Yale, que no participó en el estudio, comentó que el trabajo de Gross "parece un modo lógico de revisar estos datos".

Debido a distintas suposiciones, podría ser mejor usar el margen de error en el estudio y afirmar que la tasa de inocencia probablemente oscila entre el 2,8 % y el 5,2 %, precisó el profesor de estadísticas John Grego, de la Universidad de South Carolina, que tampoco participó en el estudio.

Es el primer estudio que utiliza métodos estadísticos sólidos y adecuados en un estudio sobre exoneraciones o condenas de inocentes, un tema de suma importancia, dijo el profesor de la Escuela de Derecho de Columbia Jerry Fagan, también profesor de epidemiología en la Escuela Mailman de Salud Pública. La investigación combina datos de tres fuentes independientes, un enfoque riguroso utilizado por pocos estudios sobre pena capital, agregó.

La investigación calculó el porcentaje de acusados que serían exonerados si todos permanecieran indefinidamente en la fila de los condenados a muerte, donde sus casos serían sujetos a un escrutinio intenso.

El estudio concluyó que el número de acusados inocentes que han sido condenados a muerte es "comparativamente bajo... Nuestros datos y la experiencia de profesionales en el campo indican que el sistema de justicia criminal hace más para evitar ejecutar a inocentes que para evitar que queden en prisión indefinidamente".

Las sentencias de muerte representan menos de una décima de punto porcentual de las sentencias carcelarias en Estados Unidos, pero representaron 12% de las exoneraciones conocidas de inocentes de 1989 a 2012. Una de las principales razones de ellos es que se dedican más recursos y atención a revisar y reconsiderar las sentencias de muerte.

___

Seth Borenstein, de The Associated Press, contribuyó a este despacho.

___

Online:

Revista: http://www.pnas.org