Serena Williams, campeona en Toronto

Serena Williams conquistó por tercera vez el torneo de Toronto, al apabullar el domingo 6-2, 6-0 a la rumana Sorana Cirstea, con lo que logró además su octavo título de la WTA en el año y el 54to en su carrera.

Williams, primera preclasificada del certamen, trató de enfatizar que el triunfo no fue tan fácil como pareció.

En realidad, todo el torneo pareció sencillo para la estadounidense. No perdió un solo set en toda la semana y sólo dejó escapar 22 games, casi la mitad contra la polaca Agnieszka Radwanska, la tercera preclasificada, a quien venció en la semifinal y quien resultó la única verdadera rival de Williams en este certamen de preparación para el U.S. Open.

En el torneo no participaron por lesiones la rusa Maria Sharapova ni la bielorrusa victoria Azarenka, quienes se ubican entre las cinco mejores del mundo. En tanto, la francesa Marion Bartoli, campeona vigente de Wimbledon, se lastimó al comienzo del certamen y debió abandonar.

En estas condiciones, Williams enfrentó pocos obstáculos para conquistar el título.

"Ningún torneo es fácil, mucho menos en la posición en la que estoy", dijo. "El torneo comienza y todos esperan que yo gane".

Cirstea, quien no figuraba entre las preclasificadas, apareció apenas en su tercera final en un torneo de la WTA, y buscaba el segundo título en su carrera, luego de coronarse en 2008 en Tashkent.

En este torneo, la rumana tuvo una gran actuación. Derrotó a dos ex número uno del mundo (la serbia Jelena Jankovic y la danesa Caroline Wozniacki), antes de imponerse a la checa Petra Kvitova, campeona defensora, en los cuartos de final, y a la china Li Na, cuarta favorita, en las semifinales.

"Para mí, ha sido una semana muy positiva, y voy a seguir haciendo las cosas bien en el siguiente torneo", dijo.