Activistas acusan a Assad de ataque con gases

Las fuerzas del gobierno sirio atacaron zonas rebeldes con cloro gaseoso en las últimas semanas y meses, lo que provocó fuertes problemas respiratorios a hombres, mujeres y niños, según entrevistas de The Associated Press con más de una docena de activistas, médicos y habitantes.

La versión fue negada por Siria y todavía no ha sido confirmada por ningún gobierno ni organización internacional. Pero de ser verdad, subraya las limitaciones del esfuerzo internacional por privar al gobierno del presidente Bashar Assad de sus armas químicas.

Los testigos cerca de Damasco y en un pueblo central en poder de los rebeldes hablaron a la AP de docenas de casos de ahogo, desmayos y problemas respiratorios por la inhalación del gas, que algunos dijeron era amarillento y olía como un limpiador con cloro. Aseguraron que las emanaciones provenían de granadas de manos y barriles arrojados desde helicópteros.

Los activistas han publicado videos similares a los de un ataque en agosto con armas químicas cerca de Damasco que mató a cientos de personas y estuvo a punto de provocar ataques aéreos estadounidenses a las fuerzas sirias. Los nuevos videos muestran a hombres, mujeres y niños pálidos jadeando en hospitales de campaña.

Hasta ahora, las nuevas imágenes no han tenido repercusión en la comunidad internacional a causa de la reticencia de las potencias mundiales de involucrarse en otro episodio oscuro de la guerra civil siria días antes del plazo para que el gobierno sirio entregue todas sus armas químicas.

El cloro es una sustancia química potencialmente letal con numerosos usos civiles ordinarios, como blanqueadores de telas y desinfectante de piscinas. En fuertes concentraciones puede afectar los pulmones y provocar asfixia.

Aunque el cloro se usó durante la Primera Guerra Mundial, no está considerado un agente de guerra ni se encuentra ente las sustancias químicas declaradas por Siria. No es tan efectiva con fines bélicos como el sarín, el agente que al parecer se usó en el verano pasado, y que según expertos es difícil lograr concentraciones de cloro arrojándolo desde el aire.

De todos modos, cualquier sustancia química tóxica es considerada un arma química si se usa para propósitos militares. Por ello, de confirmarse el uso de bombas de cloro, sería una violación del tratado de armas químicas que Siria firmó el año pasado como parte del proceso para entregar su arsenal químico.

Jen Psaki, portavoz del Departamento de Estado norteamericano, dijo el lunes que las autoridades tratan de determinar qué ocurrió.