Huelga obrera afecta ampliación Canal de Panamá

Una huelga de trabajadores de la industria de la construcción por demandas salariales detuvo el miércoles las obras de la ampliación del Canal de Panamá y decenas de proyectos inmobiliarios en todo el país.

El consorcio internacional que construye las nuevas esclusas en la vía interoceánica informó en un comunicado que la medida ha afectado en su totalidad la producción en la mega obra, que trata de recuperarse de la paralización prolongada que sufrió durante los primeros dos meses del año debido a un conflicto contractual.

La huelga no tiene que ver con ese litigio ya superado, puesto que es una medida del poderoso sindicato de la construcción para presionar en momentos en que negocia con el gremio empresarial del sector un alza salarial y otros beneficios laborales.

Buena parte de los obreros de la ampliación está afiliado al sindicato y por ello respaldan la huelga.

De acuerdo con Grupo Unidos por el Canal, el conglomerado de empresas que construye las nuevas esclusas, la paralización en los trabajos en las zonas del Atlántico y el Pacífico, "impacta el cronograma de trabajo del proyecto", que ya arrastra retrasos y debe estar listo para diciembre del 2015.

El sindicato, que aglutina a 50% de los 150.000 trabajadores de la construcción en todo el país, exige un aumento mensual a los salarios superior al 35%, aunque el gremio de empresarios de la construcción ofrece 20%.

Saúl Méndez, líder del gremio, dijo a la prensa local que la huelga ha tenido un amplio respaldo.

El dirigente sostiene que los obreros deben ganar mucho más en una industria que genera jugosas ganancias, además de contar con otros beneficios de alimentación, transporte y equipo de trabajo. El salario promedio de un ayudante de albañil en Panamá está por el orden de los 570 dólares al mes.

Los empresarios califican como exageradas las exigencias del sindicato y advierten que tendrían un impacto en proyectos residenciales para personas de bajos recursos ante el posible incremento del valor de las nuevas viviendas.

La industria de la construcción ha sido uno de los sectores más pujantes del crecimiento económico del país, con inversiones por alrededor de 15.000 millones de dólares actualmente, según estimaciones del sindicato.