EEUU: Investigan contratación de docentes en Texas

Un distrito escolar del norte de Texas que detectó irregularidades en su programa de contratación de profesores extranjeros enfrenta una investigación federal y un desembolso de más de 500.000 dólares para aquellos cuya contratación no siguió el reglamento.

"Se desperdiciaron dólares de los contribuyentes, varias personas sufrieron las consecuencias y la reputación de este distrito fue dañada por las acciones y falta de acciones de unos cuantos", dijo Harry Jones, abogado de un bufete contratado por el Distrito Escolar Independiente de Garland para revisar su programa, en una conferencia de prensa este mes en la que se detalló la investigación en curso.

Jones concluyó que el funcionario anteriormente a cargo del programa del distrito para la contratación de docentes bajo las visas H1-B --visas temporales creadas para autorizar a trabajadores extranjeros calificados a ejercer en Estados Unidos-- fue deficientemente supervisado y que la contratación de extranjeros de 2008 "no tuvo fundamentos razonables ni una verdadera necesidad". A lo largo de una década, el distrito presentó 642 solicitudes de visa H1-B, mientras que un distrito cercano presentó 23.

Jones dijo que el funcionario --el director ejecutivo de Recursos Humanos en el distrito en un suburbio de Dallas antes de jubilarse en enero-- envió las contrataciones a un bufete de abogados donde uno de sus familiares trabajaba como empleado de facturación, lo que creó una relación disfuncional entre las entidades. Ese bufete ya no trabaja con el distrito.

"El problema es que las prácticas de facturación son muy turbias. A lo menos, sabemos que el despacho de abogados cobraba demasiado a los profesores y sabemos al menos que los profesores, algunos de ellos, pagaron por cosas que no deberían haber pagado", dijo Jones a The Associated Press.

El bufete jurídico de Jones inició la investigación después que el distrito fue contactado en septiembre por empleados preocupados por las irregularidades. El distrito informó las conclusiones en febrero a personal de Investigaciones de Seguridad Nacional, una agencia de la Policía de Inmigración y Aduanas (ICE). El caso también fue remitido a las policías local y estatal.

Mientras tanto, algunos profesores cuyos intentos por obtener la residencia permanente han sido infructuosos se muestran frustrados.

"Quienes cometieron los errores deberían pagar las consecuencias y los afectados deberían recibir algún tipo de ayuda y compensación", dijo Alfonso Casares Tafur, un colombiano contratado por el distrito en 2007.

Los empleadores pueden financiar a los empleados bajo las visas H1-B por un período máximo de seis años. Antes que termine el quinto año, los empleadores pueden solicitar una certificación laboral del Departamento del Trabajo a fin de que el empleado pueda solicitar la residencia permanente en Estados Unidos.

Chris Moore, portavoz del distrito escolar, dijo que algunas de las "faltas de uniformidad" detectadas en la investigación han afectado los trámites migratorios de los empleados, pero no dio cifras específicas.

"Esa falta de uniformidad han generado ciertos problemas para algunos de estos empleados con visa y esas son las cosas que nosotros como distrito tratamos de resolver", indicó, agregando que el distrito hace todo lo posible por ayudar a los que tienen problemas para la renovación de la visa, que incluido contactar a legisladores federales.