Madre de asesinado culpa a policía de Río

La madre de un joven cuya muerte desató enfrentamientos en una favela de Río de Janeiro cerca de una sede olímpica culpa a la policía por la muerte de su hijo, dijeron el miércoles informes de prensa.

Maria de Fátima da Silva le dijo al portal de internet G1 que ella cree que la policía mató a su hijo, Douglas Rafael da Silva Pereira, cuyo cuerpo fue encontrado el martes en la barriada Pavao Pavãozinho.

La barriada se encuentra atenazada entre las emblemáticas playas de Copacabana e Ipanema y a unos cientos de metros del escenario donde se disputarán los eventos de natación de los Juegos Olímpicos del 2016. La violencia estalló en la favela la noche del martes, después del hallazgo del cuerpo de Pereira. Otro hombre, Edilson da Silva dos Santos, murió en los enfrentamientos durante la noche, según un comunicado de la policía.

Informes de prensa dijeron que Santos, quien era veinteañero al igual que Pereira, fue asesinado de un balazo en la cabeza.

Según el informe del miércoles de G1, la madre de Pereira dijo que la policía le aseguró que el joven, bailarín en un popular programa de televisión de la cadena Globo, murió debido a una caída. Sin embargo, Silva dijo que abogados le ayudaron a obtener una copia de la autopsia que demuestra que el cuerpo presentaba una herida de perforación que contradecía la versión policíaca.

G1, el portal de Internet de la red Globo, después publicó otro informe según el cual un experto forense decía que la lesión descrita en la autopsia parecía ser propia de una herida de bala.

Una portavoz de la policía civil de Río de Janeiro se negó a comentar los informes pues la investigación estaba en curso. En un comunicado, la policía dijo más tarde que los oficiales, testigos y familiares tanto de Pereira como de Santos estaban declarando como parte de la pesquisa, que también incluyó a los miembros de la división de homicidios de la ciudad.

"Los investigadores todavía están esperando el resultado de los informes forenses para declarar las causas de las muertes", dijo el comunicado.

La policía comenzó un ambicioso programa de seguridad en 2008 para expulsar a las bandas de algunos de más de 1.000 barrios marginales de la ciudad y por primera vez estableció puestos permanentes. Las llamadas "unidades de policía pacificadora" son parte de los esfuerzos para hacer segura esta ciudad notoriamente violenta antes de la Copa del Mundo que comienza en junio y las Olimpiadas de 2016.

Hasta ahora se han creado 37 unidades de este tipo, que cubren un área con una población de 1,5 millones de personas. Pero los críticos se han quejado de que las unidades han tendido a agruparse cerca de los barrios ricos y turísticos, y están dirigidas más a mantener a raya los crímenes violentos durante los próximos megaeventos que a proteger a los habitantes de las favelas.

Las unidades también han sido objeto de críticas por su uso de tácticas de mano dura, sobre todo después de que más de dos decenas de agentes de policía fueron acusados en el caso de un asesinato el año pasado en otra barriada de Río. Los investigadores dicen que los funcionarios torturaron un residente que murió a causa de los abusos y, a continuación, escondieron su cuerpo. La víctima, Amarildo de Souza, se ha convertido en un símbolo de la violencia policial. Todavía no se ha encontrado su cuerpo.