Bolivia amenaza con despedir a soldados rebeldes

Pese a la amenaza del gobierno boliviano de dar de baja a los suboficiales y sargentos en huelga en demanda de igualdad de derechos con los oficiales de alto rango de las Fuerzas Armadas, medio millar de militares marcharon el miércoles por las calles de La Paz en abierto desafío a las autoridades.

"No habrá acercamiento (con los huelguistas), hay conductos regulares para atender las demandas y los que contravengan la norma deben atenerse a las consecuencias", dijo en rueda de prensa el ministro de Defensa Rubén Saavedra.

Los mandos militares "están evaluando" aplicar el reglamento y aseguró que sólo el 8% de los 9.666 suboficiales y sargentos acatan la protesta.

Minutos después, cerca de medio millar de sargentos y suboficiales en traje de servicio de las tres armas ganaron las calles y marcharon como si se tratara de un desfile pero gritando arengas y detonando petardos. Medio centenar de esposas los secundaron.

Rondaron cerca de la plaza de armas donde está el palacio de gobierno y se plantaron frente al Comando de la Fuerza Aérea donde entonaron himnos. "¡Patria o muerte, venceremos!", gritaban.

"Evo (Morales) soldado, escucha a tu pueblo", cantaban los manifestantes en referencia al pasado de recluta del mandatario. Las esposas eran más directas: "Queremos descolonizar las Fuerzas Armadas, basta de clases y discriminación, los generales son dictadores".

Saavedra anunció el lunes la baja de cuatro líderes de la protesta por indisciplina, lo que molestó a los sargentos y suboficiales. Lorgio Cartagena, uno de los destituidos, anunció que la protesta se masificará. En otras ciudades esposas de los militares rebeldes se declararon en huelga de hambre.

Los militares de bajo rango alegan que son discriminados en oportunidades laborales y de estudio por los oficiales y entre sus demandas reclaman el acceso a cursos de posgrado.

"No hay discriminación, las fuerzas armadas han cambiado. El uso de los sanitarios en los cuarteles es igual para todos sean oficiales, suboficiales o sargentos. El ingreso a los casinos militares (restaurantes en los cuarteles) es igual para todos; desde el 2015 podrán estudiar en la universidad carreras civiles como los oficiales y hemos pedido trato igualitario en los hospitales militares", dijo Saavedra.

La demanda de suboficiales y sargentos -en su mayoría de origen indígena o de sectores populares- reivindica el discurso de igualdad de Morales, pero el mandatario ha evitado pronunciarse sobre las demandas y no se ha reunido con los manifestantes, como reclaman éstos.

"Las Fuerzas Armadas no deliberan, la disciplina es su característica fundamental", dijo Saavedra.