Israel aprueba más viviendas para asentamientos

Israel aprobó el domingo la construcción de casi 1.200 viviendas más en asentamientos, al tiempo que prepara la liberación de más de dos decenas de prisioneros palestinos de larga data. La coincidencia de hechos puso de relieve un aparente intercambio de asentamientos por prisioneros que logró que las partes reanudaran las conversaciones de paz después de un congelamiento de cinco años.

Sin embargo, las preocupaciones iban en aumento, especialmente entre los palestinos, de que el precio es demasiado alto. El anuncio del domingo fue el tercero de Israel en una semana sobre la promoción de los asentamientos judíos en tierras conquistadas en guerra que los palestinos quieren para su Estado. Asimismo, alimentó los temores palestinos de una nueva ola de construcciones de Israel cobijadas por las negociaciones patrocinadas por Estados Unidos.

En Israel, las protestas más prominentes provinieron de los familiares de fallecidos en los ataques llevados a cabo por los palestinos que serán liberados.

Los deudos sostuvieron fotos ampliadas de sus seres queridos durante una audiencia en el Tribunal Supremo sobre un recurso contra la liberación prevista. "¿Por qué estamos liberando a carniceros ahora? ¿Para qué?" preguntó Gila Molcho, cuyo hermano, el abogado Ian Feinberg, fue apuñalado hasta la muerte por los palestinos que irrumpieron en una oficina de ayuda europea en Gaza en 1993.

Israelíes y palestinos iniciarán las conversaciones el miércoles en Jerusalén, después de una ronda preparatoria hace dos semanas en Washington. Estados Unidos prevé que se alcance un acuerdo en los próximos nueve meses en los términos de un estado palestino que coexista con Israel. El acuerdo incluiría la delimitación de una frontera, un arreglo sobre las medidas de seguridad y tomar una decisión sobre el destino de los refugiados palestinos.

Los palestinos quieren un Estado que incluya Cisjordania, Gaza y Jerusalén oriental, territorios que Israel capturó en la guerra de 1967. Sin embargo, están dispuestos a intercambiar algunas tierras de Cisjordania por territorio israelí para permitir a Israel anexar algunos de los mayores asentamientos judíos. En total, Israel ha construido docenas de asentamientos desde 1967, en los que ahora viven unos 560.000 israelíes.

La parálisis diplomática de los últimos cinco años se debe en gran parte a las disputas sobre los asentamientos, considerados ilegales por la mayoría de la comunidad internacional.

El anuncio hecho el domingo por el ministro de Vivienda israelí Uri Ariel para la construcción de 1.187 casas en los asentamientos, cerca de 800 en el este de Jerusalén y el resto en Cisjordania, irritó a los palestinos, pero no cancelaron las negociaciones.

"Está claro que el gobierno israelí está deliberadamente tratando de sabotear los esfuerzos estadounidenses e internacionales para reanudar las negociaciones", dijo el negociador palestino Mohammed Shtayyeh. "Israel sigue utilizando las negociaciones de paz como una cortina de humo para construir más asentamientos".

___

Daraghmeh informó desde Ramalá, Cisjordania. El periodista de The Associated Press Ian Deitch en Jerusalén contribuyó a este despacho.