Malí inicia 2da ronda de elección presidencial

Desde la antigua ciudad de Timbuctú en el desierto hasta los campamentos de refugiados en países vecinos, los electores acudieron el domingo a las urnas para escoger quién sacará a Malí de la inestabilidad política que ha dejado el norte del país en manos de extremistas vinculados con al-Qaida durante buena parte del año pasado.

El próximo presidente tendrá no sólo que reconstruir la destruida economía del país, sino también enfrentar el impulso de un movimiento separatista en el norte. Los electores que se preparaban para votar el domingo dijeron que quieren un líder que pueda traer paz al país después de un año y medio de problemas.

Tras ganar casi 40% del voto en la primera vuelta y recibir el apoyo de casi todos los candidatos, el favorito es el ex primer ministro Ibrahim Boubacar Keita, quien se enfrentó al ex ministro de Finanzas Soumaila Cisse. Se espera que los resultados se anuncien el viernes.

"La gente se pregunta: '¿los resultados serán los que esperamos?', y yo estoy seguro que sí", dijo Keita a los reporteros en Bamako después de votar. "Y esta lluvia es una bendición y una buena señal".

Los centros de votación comenzaron a cerrar a las 6 de la tarde, como estaba programado, aunque algunos abrieron tarde en Bamako, la capital, debido a las fuertes lluvias de las primeras horas del domingo. Horas antes en el día, los trabajadores de campaña tuvieron que cruzar zonas inundadas para transportar los materiales de votación.

En un colegio electoral, Yussouf Coulibaly mascaba nueces de cola mientras se protegía de la lluvia en un pasillo hasta que le tocara votar, acompañado por seis familiares.

Desde que comenzó la crisis, Coulibaly dijo que se le ha dificultado vender sus medicinas tradicionales. Los alimentos cuestan más y este hombre de 67 años y su familia no la están pasando nada bien.

"Hoy todos concuerdan en que el mejor candidato es Ibrahim Boubacar Keita, quien nos puede traer seguridad y paz porque es el único que puede enfrentarse a los rebeldes tuareg que han colocado al país en esta situación".

"Estamos cansados de esta crisis y de la inseguridad con que vivimos", dijo Amara Traore, de 65 años, cuyo vestido color naranja se destacaba en la fila de electores que esperaban para votar el domingo por la mañana.

Muchos electores en el sur culpan a los separatistas tuareg por desatar el caos, ya que fue esa rebelión la que provocó a los soldados que apoyaron el golpe de marzo de 2012. A raíz del golpe, extremistas vinculados con al-Qaida tomaron control en el norte y comenzaron a imponer una interpretación estricta de la ley islámica sharia, y empezaron las amputaciones y azotes en público.

Los yihadistas huyeron a las principales ciudades del norte después de una ofensiva militar francesa en enero.

La votación de desempate del domingo tiene por fin liberar unos 4.000 millones de dólares en asistencia para ayudar a Malí a recuperarse de la crisis política, que también ha afectado gravemente al sector turístico. Pero los fondos prometidos dependen de que se elija democráticamente a un gobierno para reemplazar a los líderes interinos.

La campaña de Keita se ha basado en restaurar el honor y la dignidad de Malí.

Por su parte, los partidarios de Cisse afirman que su candidato tiene más ideas concretas para crear empleos y revitalizar la economía. "Los planes de Cisse son más detallados y coherentes, por eso voto por él", dijo Oumar Couilbaly, de 28 años, quien vive en Bamako.

La asistencia a las urnas en la primera ronda fue de casi 50%, aunque en la capital provincial del norte, Kidal, donde todavía ondean las banderas rebeldes, fue de sólo 12%.

El domingo, el funcionario electoral Fadimata Maiga dijo que las urnas abrieron como estaba previsto en Kidal. "La asistencia parece ser mejor que en la primera vuelta", dijo.

Una de las principales tareas que enfrentará el nuevo gobierno es encontrar una forma de permitir el regreso de los casi 200.000 malienses que viven en campamentos de refugiados en los países vecinos de Mauritania, Níger y Burkina Faso. La entidad de refugiados de la ONU ha informado que los estimados iniciales indicaban que sólo 1.220 de esos refugiados votaron en la primera vuelta, aunque también se les estaba enviado material electoral por avión para que participaran en la segunda.

___

Larson reportó desde Dakar, Senegal.

___

Baba Ahmed está en Twitter como https://twitter.com/Baba_A-- .

Krista Larson está en Twitter como https://twitter.com/klarsonafrica.