Investigan accidente de helicóptero con 5 muertos

El piloto de un helicóptero que se estrelló el mes pasado en una zona rural en el nordeste de Pensilvania, un incidente en que murieron las cinco personas a bordo, no tenía certificación para volar usando solamente el instrumental de a bordo, según investigadores federales.

Un informe preliminar de la Administración Nacional de Seguridad en el Transporte dijo que no había señales de que el piloto hubiese obtenido un reporte meteorológico antes de despegar el 27 de julio desde el aeropuerto de Tri-Cities en Endicott, estado de Nueva York, con destino en el aeropuerto Jake Arner Memorial en Lehighton, poco antes del accidente en el condado de Wyoming.

El informe difundido el viernes indicó que la niebla espesa en el área obligó a suspender temporalmente la búsqueda en la zona escarpada. Los restos fueron hallados en la tarde siguiente cerca de Noxen, un pueblo pintoresco de unos 1.000 residentes.

El piloto dijo a los controladores aéreos en Wilkes-Barre que el helicóptero volaba utilizando instrumentos en vez de indicadores visuales y pidió ser dirigido al aeropuerto más cercano, dijo el informe.

El controlador envió la dirección del aeropuerto de Sky Haven en Tunkhannock, pero después de varios cambios de dirección el piloto reportó dificultades para mantener control del aparato y después para mantener altitud, agregó el informe. En esos momentos el helicóptero bajó de 800 a 700 metros (2.600 a 2.300 pies) y volvió a cambiar de dirección, después de lo cual se perdió contacto con el piloto.

Un vocero de Robinson Helicopter Co., la empresa con sede en Torrance, California, propietaria del aparato, opinó que el helicóptero fue atrapado por una tormenta. Un forense del condado que investiga el accidente dijo que hubo tormentas intensas en la región a la hora en que el aparato se precipitó.

El forense identificó a las víctimas como Bernard Michael Kelly, de 58 años, de Ellicott City, Maryland; su hija de 27 años Leanna Mee Kelly, de Savage, Maryland; Carl Robert Woodland, de 29, de Lovettsville, Virginia; su hijito de tres años Noah Robert McKain Woodland, de Leesburg, Virginia, y David Ernest Jenny hijo, de 30, de Towson, Maryland. Las autoridades no dijeron quién era el piloto.