Argentina: cuestionamientos al acuerdo YPF-Chevron

Representantes de la comunidad Mapuche junto a organizaciones sociales lideradas por el premio Nobel de la Paz Adolfo Pérez Esquivel anunciaron el miércoles que acudirán a la justicia y a tribunales internacionales para frenar el acuerdo de la petrolera estatal YPF de Argentina con el gigante energético estadounidense Chevron.

El acuerdo es para explotar el yacimiento de hidrocarburos no convencionales en Vaca Muerta y que según los denunciantes provocará graves daños ambientales en una amplia zona perteneciente a pueblos originarios de la Patagonia.

En la víspera, YPF anunció una alianza con Chevron para el desarrollo de una zona de 20 km2 en Vaca Muerta, el tercer reservorio de petróleo y gas no convencional del mundo con una superficie total de 30.000 km2. Por el acuerdo, la compañía estadounidense aportará 1.240 millones de dólares de un total de 1.500 millones de dólares que demandará el proyecto.

"Nos decían que no traíamos inversiones extranjeras, que nadie venía a invertir. Ahora conseguimos que una de las compañías más importantes del mundo venga invertir 1.000 millones de dólares y todas son críticas", se lamentó la presidenta Cristina Fernández durante un acto oficial en la provincia del Chaco.

El acuerdo era largamente esperado por su gobierno, que se había lanzado a la búsqueda desesperada de inversores extranjeros para el proyecto luego de expropiarle YPF a la petrolera española Repsol en 2012. Pero a poco de su rúbrica desató fuertes cuestionamientos en comunidades de pueblos originarios, organismos de derechos humanos y movimientos políticos de izquierda.

"Es una irresponsabilidad y una falta de conciencia que el gobierno nacional le entregue estos recursos a Chevron...acá estamos hablando de dinero, no de otra cosa. No se habla de medioambiente ni de las futuras generaciones", se lamentó Nilo Cayuqueo, líder mapuche de una comunidad de Neuquén, en rueda de prensa.

Los mapuches aseguran que el área a explotar les pertenece y que no fueron consultados antes de la firma del acuerdo, lo cual dicen constituye una violación a distintos pactos internacionales que defienden los derechos de los pueblos originarios.

"Los argentinos estamos entregando nuestros recursos a los Estados Unidos y convirtiendo a YPF en una empresa altamente contaminante que usará el método conocido como Fracking", alertó Pérez Esquivel en referencia a ese método de perforación para extraer hidrocarburos no convencionales mediante el uso de millones de litros de agua para perforar la roca.

"Esto va a dañar la vida de los pobladores", sostuvo el dirigente social.

Pérez Esquivel dijo que presentarán un pedido formal a YPF para que "nos haga entrega de los estudios de impacto ambiental" en para el proyecto de Vaca Muerta. No obstante, adelantó que "vamos a presentar un recurso de amparo" ante la justicia para frenar el acuerdo.

La presidenta Fernández lamentó las protestas que desató el acuerdo, en particular apuntó contra la ocupación de dos pozos de Vaca Muerta que llevaron adelante miembros de la comunidad mapuche y las marchas de agrupaciones de izquierda en Buenos Aires.

"No hacían esas cosas cuando Repsol se llevaba toda la guita (la plata). Cuando tomé la decisión en base a recuperar la soberanía hidrocarburífera de nacionalizar YPF no fue por caprichosa. Todo lo que pagaba por la nafta se iba para afuera, no se reinvertía nada en Argentina", sostuvo la mandataria.

Fernández además se refirió a los cuestionamientos al acuerdo lanzados desde la oposición y sugirió que responden a la campaña electoral para las elecciones legislativas de octubre en las que el oficialismo pondrá en juego el control del Congreso.

"Esperaban que YPF fuera un fracaso para luego tal vez más adelante volverla a manos privadas como hicieron con gran parte de nuestro patrimonio nacional...me gustaría que los hombres y mujeres que se presentarán en esta elecciones se comprometan a que jamás se privaticen nuestros recursos naturales", afirmó Fernández.

Líderes opositores criticaron un decreto de Fernández que le facilitará a Chevron el giro de divisas al exterior, lo cual está prohibido para compañías de otros sectores de la economía.

Pérez Esquivel recordó que el acuerdo de YPF con Chevron "es posible gracias al fallo emitido por la Corte Suprema de Justicia Argentina...otorgándole impunidad a una empresa prófuga de la Justicia ecuatoriana, porque desconoce un juicio que el Estado de Ecuador y comunidades indígenas le ganaron por haber devastado el medio ambiente y violado derechos humanos en ese país".

El máximo tribunal de Argentina dejó sin efecto recientemente un fallo de un juez de primera instancia que había congelado los activos de Chevron en Argentina a pedido de los querellantes de la causa iniciada en Ecuador.

En el 2012 un grupo de pobladores de la amazonia ecuatoriana ganó un juicio por daños ambientales a Chevron, por cuya contaminación fue condenada al pago de 19.000 millones de dólares, que la petrolera estadounidense se niega a aceptar.

Pérez Esquivel dijo que si la justicia argentina les da la espalda acudirán a tribunales internacionales.

YPF dijo en un comunicado el martes que el yacimiento de Vaca Muerta se ubica en territorios fiscales pertenecientes al Estado provincial de Neuquén y que lleva adelante sus operaciones con máximo cuidado del impacto ambiental.

La petrolera argentina ha dicho que con explotar el 15 por ciento del reservorio Vaca Muerta podría solucionar el problema del déficit energético del país.