Siameses de Texas salen de hospital tras operación

La salud de unos mellizos siameses operados a mediados del año pasado ha mejorado y serán dados de alta esta semana del hospital de Dallas donde los atendieron.

Funcionarios del Hospital Infantil Medical City anunciaron el lunes que esperan dar de alta el miércoles a Owen y Emmett Ezell, que nacieron en julio unidos por el abdomen.

A los hermanos ya no los alimentan por suero, sino por tubos insertados en el estómago, y en vez de estar conectados a un respirador artificial ahora sólo necesitan un tubo en la tráquea, dijeron autoridades del hospital.

Los dos niños serán trasladados a un centro de rehabilitación.

Owen y Emmett fueron separados en agosto tras nacer unidos desde debajo del esternón hasta el ombligo. Los recién nacidos compartían hígado e intestinos y tenían un área de aproximadamente 7,62 por 12,7 centímetros (3 por 5 pulgadas) en el estómago que no estaba cubierta por piel o músculo.

El neonatólogo Clair Schwendeman dijo en agosto que después de nacer se les hicieron exámenes para determinar exactamente cuántos órganos tenían conectados uno al otro. Durante una operación de nueve horas, un equipo de cirujanos les separó el hígado y los intestinos, y lo más complicado fue separar los vasos sanguíneos compartidos en el hígado.

Los hermanos siameses representan uno de entre 50.000 y 200.000 nacimientos, dijo el médico.

Dave y Jenni Ezell descubrieron que estaban esperando mellizos siameses el 1 de marzo, cuando Jenni Ezell tenía 17 semanas de embarazo. La pareja, que ahora vive en Dallas pero en ese entonces residía en Oklahoma, dijo que su médico les dio pocas esperanzas de que los niños sobrevivieran.