Linebacker de 49ers arrestado en aeropuerto

El linebacker de los 49ers Aldon Smith fue arrestado el domingo en el aeropuerto internacional de Los Ángeles después de que, según las autoridades, se puso agresivo durante una revisión de seguridad y amenazó con tener una bomba.

El jugador de fútbol americano de 24 años fue elegido al azar para una segunda revisión en la Terminal 1 y no quiso cooperar con el proceso, dijo la sargento de la policía del aeropuerto, Karla Ortiz. La sargento indicó que Smith dijo a un agente de la Administración de Seguridad en el Transporte de Estados Unidos que tenía una bomba, antes de caminar hacia la puerta de embarque.

Ortiz relató que cuando la policía del aeropuerto alcanzó a Smith, éste no quiso cooperar y fue detenido.

Un video grabado por un testigo del incidente y publicado por el portal TMZ.com muestra a Smith discutiendo con un agente mientras es esposado y retirado de la zona de embargue.

Smith fue fichado para que se le investigara por realizar una amenaza falsa de bomba. Laura Eimiller, vocera del FBI, indicó que cualquiera que haga una amenaza de bomba en un aeropuerto está sujeto a enfrentar cargos federales, aunque hasta ahora no se han presentado acusaciones contra Smith.

El agente de Smith no contestó un mensaje de The Associated Press en busca de comentarios al respecto.

Con este arresto, Smith ahora está involucrado en tres casos delictivos.

"Estamos decepcionados tras enterarnos del incidente de hoy que involucra a Aldon Smith", dijo en un comunicado el gerente general de los 49ers, Trent Baalke. "Dado que se trata de un asunto legal pendiente y todavía estamos recopilando la información pertinente, no haremos más comentarios".

Smith se tomó un sabático de cinco partidos la temporada pasada para someterse a un tratamiento por abuso de sustancias controladas. El linebacker se reincorporó al equipo el 5 de noviembre.

Smith jugó en una derrota por 27-7 en casa ante los Colts de Indianápolis el 22 de septiembre, dos días después de haber sido encarcelado bajo sospecha de conducir un vehículo en estado de ebriedad y por posesión de marihuana. Tras el partido, el linebacker se disculpó en público por su conducta y posteriormente anunció que se sometería a un tratamiento.

Mientras se enfilaba a los playoffs a principios de enero, Smith dijo durante una entrevista con la AP que estaba alentado por el progreso que había hecho para mejorar fuera del terreno de juego. Aseguró que había dado ahora una perspectiva adecuada a su vida y a su trabajo.

Señaló en ese entonces que no había consumido alcohol desde su arresto del 20 de septiembre y no sentía ansias de hacerlo. Al reincorporarse al equipo el 5 de noviembre, insistió en que iba en camino a una vida sobria.

Sus compañeros lo apoyaron en su rehabilitación y, luego, durante su regreso al equipo.

Smith destacó como uno de los jugadores defensivos más temidos por los quarterbacks de la NFL en 2012. Ese año impuso el record de franquicia de 19,5 capturas de mariscal pero no logró ninguna en sus últimos seis partidos, incluyendo la travesía de los 49ers durante postemporada rumbo al Super Bowl.

En noviembre, Smith se declaró inocente de tres cargos de delitos graves por posesión ilegal de un arma de fuego, acusaciones por los incidentes durante una fiesta en junio de 2012 realizada en su casa. Las autoridades sostienen que se realizaron varios disparos, dos invitados fueron heridos de bala y Smith fue acuchillado.

En la investigación subsecuente, los fiscales dijeron que los detectives hallaron cinco armas de fuego no registradas en el hogar de Smith, incluyendo dos fusiles Bushmaster y un fusil de asalto Armalite AR-10T. La fiscalía subrayó que la posesión de tales armas es ilegal bajo las leyes de California.