Paraguay: campesinos interrumpen huelga de hambre

Cinco campesinos que completaron 58 días de huelga de hambre como protesta por presuntamente ser acusados sin pruebas de la muerte de seis policías durante un tiroteo en una finca del norte del país hace dos años permanecerán en prisión domiciliaria hasta su juicio, ordenó un tribunal.

El fiscal Jalil Rachid explicó a los periodistas que un tribunal de ciudad Salto del Guairá, a 400 kilómetros de Asunción, ordenó el arresto domiciliario tras recibir el último informe médico sobre los campesinos, que como resultado de la huelga de hambre sufren de "desnutrición grave".

Los labriegos Rubén Villalba, Felipe Benítez, Arnaldo Quintana y los hermanos Néstor y Adalberto Castro fueron acusados de intento de homicidio, asociación delictiva e invasión de morada al ocupar el 15 de junio de 2012, junto con otros 47 trabajadores rurales, una finca de 2.000 hectáreas.

Unos 320 policías allanaron la propiedad, conocida como Marina Cuñe, en el distrito Curuguaty, cercano a Salto del Guairá, reclamada como suya por un exsenador del oficialista Partido Colorado, y desalojaron a los ocupantes. Pero por causas desconocidas hasta el momento por los investigadores se desató una balacera que tuvo un saldo de 11 campesinos y seis policías muertos.

Rachid especificó que los campesinos "internados en el Hospital Militar de Asunción no podrán ir a sus respectivos domicilios hasta que no estén recuperados del largo ayuno voluntario".

El fiscal agregó que los cinco, además de otros ocho labriegos ya en prisión domiciliaria en Curuguaty, serán juzgados en un juicio oral que comenzará el 26 de junio en Salto del Guairá.

Como consecuencia de la matanza el entonces presidente Fernando Lugo fue destituido en un juicio político en el Senado.