Consejo de Seguridad discute crisis en Ucrania

El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas efectuó el domingo una reunión de emergencia en un contexto de creciente violencia en el este Ucrania, a pocas horas de que se venza el plazo para que manifestantes pro rusos entreguen sus armas o sean reprimidos por fuerzas armadas ucranianas.

La misión rusa convocó la sesión horas después que fuerzas especiales ucranianas se enfrentaran a tiros con un grupo paramilitar pro ruso en una ciudad de la región, lo que causó la muerte de un oficial y heridas a otros cinco.

El presidente de Ucrania acusó a su poderoso vecino de incitar la agitación, y anunció el despliegue de fuerzas armadas para acotar la insurgencia pro rusa.

"En este momento Ucrania se balancea al borde del precipicio", dijo el secretario general asistente de la ONU Oscar Fernández-Taranco, a los integrantes del consejo de seguridad.

Rusos étnicos que habitan en el este de Ucrania temen que el nuevo gobierno pro occidental los oprima y están demandando la realización de referendos sobre la autonomía de las regiones para su eventual anexión a Rusia.

Fernández-Taranco dijo que los supervisores de Naciones Unidas dijeron haber visto a los manifestantes separatistas armados con ametralladoras y fusiles de francotirador.

"El hecho es que muchas de las unidades armadas que hemos visto llevan chalecos blindados y uniformes de camuflaje con las insignias removidas", dijo la embajadora de Estados Unidos ante la ONU Samantha Powers. "Estas unidades armadas enarbolan banderas rusas separatistas sobre edificios tomados y han convocado a referendos y la anexión a Rusia. Sabemos quién está detrás de esto".

Rusia tiene decenas de miles de efectivos apostados en la frontera con Ucrania, y hay temores de que Moscú pueda usar la violencia en la región de mayoría rusohablante como pretexto para realizar una invasión, lo que sería una repetición de los hechos registrados en Crimea a principios de año.

"Esta no es una guerra entre ucranianos, esto fue creado artificialmente", dijo el embajador de Ucrania ante la ONU Yuriy Sergeyev.

El embajador ruso ante la ONU Vitali Churkin refutó las acusaciones de Occidente y Ucrania acerca de que Moscú era artífice de la violencia, y dijo a los diplomáticos de la ONU que Ucrania ha estado usando fuerzas radicales neonazis para desestabilizar la región.

"Es Occidente el que determinará la oportunidad de evitar una guerra civil en Ucrania. Algunas personas, incluidas algunas en este recinto, no quieren ver las verdaderas razones de lo que está pasando en Ucrania y ven repetidamente la mano de Moscú en los acontecimientos", dijo Churkin. "Ya basta".

Tras la reunión dijo esperar que las potencias occidentales presionen a Ucrania para que ésta replantee el plazo para enviar a sus tropas.

"Ya sea que vayan a poner fin a esta provocación de Kiev, es su responsabilidad prevenir el escalamiento de esta crisis", dijo Churkin.