Costa Rica: presidente electo define prioridades

El presidente electo Luis Guillermo Solís afirmó el lunes que tan pronto asuma el gobierno se preocupará de los puntos más débiles de la infraestructura vial del país y comenzó a recibir peticiones y demandas de diversos sectores.

Solís, candidato de oposición al gobierno, se impuso el domingo en una segunda ronda electoral al oficialista Johnny Araya, y deberá suceder a la presidenta Laura Chinchilla el 8 de mayo. Y debe definir en los próximos días el equipo con el que gobernará los siguientes cuatro años y atender a los problemas que comenzaron a llegar a su mesa.

En su primera conferencia de prensa, el presidente electo mencionó que pondrá atención de manera inmediata los puntos más débiles de infraestructura vial del país, empezando por la reparación 11 alcantarillas que según ha advertido la Universidad de Costa Rica, tienen en un inminente colapso a importantes vías del país.

Pocas horas después de haber resultado electo, Solís ya ha recibido las quejas y peticiones de varios sectores como los pescadores de camarón, la Cámara de Turismo y el sector industrial. Este último hizo un llamado urgente para atender el alto costo de la electricidad en el país.

"No son nuevas las solicitudes que se han planteado, tenemos una propuesta para reducir el costo de electricidad con tres o cuatro medidas como eliminar el impuesto al bunker para generación, recalificar las deudas del Instituto Costarricense de Electricidad de corto plazo y revisar el modelo tarifario", explicó.

El precio de la electricidad en Costa Rica subió un 30% desde el año anterior como consecuencia del bajo nivel de las centrales hidroeléctricas del país, lo que obliga a generar energía mediante combustibles fósiles que son más costosos; lo que se ha convertido en la queja frecuente del sector empresarial.

El hasta ayer candidato del Partido Acción Ciudadana (PAC), aseguró el lunes que se dedicará a definir a los integrantes de su gabinete para anunciarlo la próxima semana, mientras que las presidencias ejecutivas de instituciones públicas se anunciarían en dos semanas.

Solís indicó que recargará a sus vicepresidentes con un ministerio cada uno. El primer vicepresidente, Helio Fallas, se encargará de coordinar el equipo económico; mientras que la segunda vicepresidenta, Ana Helena Chacón, tendrá a su cargo el equipo social.

Durante la campaña, Solís había nombrado a 13 voceros encargados de distintas áreas de su plan de gobierno, de entre los cuales podría salir la mayoría de los ministros de la próxima administración para cumplir con los principales objetivos de su gobierno.

"Hay tres objetivos generales: producir una economía más rica para un país más próspero, una mejor distribución de la riqueza y generar las condiciones para una gestión transparente de los recursos públicos", afirmó el mandatario electo.

El analista político Víctor Ramírez considera que el nuevo presidente tiene como principal reto el devolver a los ciudadanos la confianza en sus gobernantes, pues los electores votaron con la confianza de elegir un gobierno honesto.

"Los problemas son muchos y nadie los puede resolver de la noche a la mañana, pero si el gobierno muestra una actitud transparente, con rendición de cuentas, consulta a los sectores y respeto a la ley, la gente se sentirá contenta", explicó Ramírez.

El politólogo considera que los más de 1,3 millones de votos obtenidos por Solís en esta segunda ronda le brindan un caudal político suficiente para mantener el apoyo popular durante los primeros meses, pero deberá cuidar decisiones como la elección de sus ministros.

"Tiene que ser gente buena, honesta, con capacidad de gestión, sin problemas personales, ni esqueletos en el armario", afirmó el analista.

Otros retos por delante para el próximo presidente serán la atención del déficit fiscal que este año alcanzará el 6% del Producto Interno Bruto (PIB) y su promesa de erradicar la pobreza extrema que el año anterior cubrió al 6,4% de la población.

Además solicitó a los actuales diputados la aprobación del proyecto de ley de Banca para el Desarrollo, para que se le permita a los pequeños productores agrícolas acceder a préstamos blandos para sostener su actividad.

Solís aseguró que sostendrá un encuentro con la presidenta Chinchilla para tratar sobre la transición, y reiteró su deseo de tener un acto de toma de gobierno austero, que se celebrará en el Estadio Nacional en San José.

Este historiador y politólogo de 56 años, alcanzó el domingo el 77,81% de los votos, frente a un 22,19% de Ayala, del oficialista Partido Liberación Nacional, según los datos del Tribunal Supremo de Elecciones tras escrutarse el 95% de las urnas.