Paraguay: guerrilla en silencio tras plagio joven

El grupo guerrillero Ejército del Pueblo Paraguayo no pidió aún rescate para liberar a un joven de 16 años al cumplirse el lunes cinco días de su secuestro ocurrido durante un tiroteo en una finca del norte del país, dijo el lunes el fiscal del caso.

El joven fue utilizado por los rebeldes como escudo humano durante su retirada, en medio de un tiroteo con militares y policías, hacia el interior de la selva tras intentar robar alimentos y objetos de valor de una hacienda. El hecho se registró en el distrito Azotey, departamento de Concepción, a 376 kilómetros al norte de Asunción.

Un militar y dos guerrilleros fallecieron en el enfrentamiento armado.

"Hasta hoy el EPP no tuvo contactos con los familiares... por tanto creemos que aún no se hizo el pedido de rescate, como es normalmente el comportamiento de este grupo", explicó el fiscal Federico Delfino a los periodistas en el pueblo Horqueta, vecino de Azotey.

En tanto, las fuerzas especiales integradas por agentes antisecuestros ingresaron a la selva hasta 40 kilómetros a la redonda de la finca donde ocurrió el tiroteo, buscando a los rebeldes y al joven secuestrado.

El grupo guerrillero comenzó en 1997 como una banda de asaltantes de bancos y financieras. A partir de 2001 se dedicaron a los secuestros con fines extorsivos y en 2008 se autodenominaron Ejército del Pueblo Paraguayo, de extrema izquierda.

En seis años asesinaron a 13 policías, tres militares y 22 civiles, todos en diferentes lugares de los departamentos de San Pedro, Concepción y Canindeyú.