Hagel visita nuevo portaaviones chino

El secretario de Defensa estadounidense Chuck Hagel visitó el lunes el primer portaaviones chino, siendo el primer dignatario extranjero que lo hace, según los líderes de China.

Sin embargo, en un discurso que pronunciará el martes, Hagel destacará la necesidad de una mayor apertura en ciberseguridad, una de las áreas en las que Estados Unidos desea que China sea más transparente, dijo un funcionario estadounidense que no estaba autorizado a hablar en público sobre el discurso antes de que fuera pronunciado, y por lo tanto insistió en guardar el anonimato.

Hagel llegó a Beijing el lunes tras hacer escala en Japón, donde dijo a los periodistas que China debe ser más transparente sobre su expansión militar y respetar mejor a sus vecinos -- una clara referencia a la disputa territorial entre Beijing y Japón y otras naciones sobre unas islas remotas en el este de Mar de China.

El funcionario reconoció que las autoridades estadounidenses se reunieron recientemente con los líderes chinos y compartieron una amplia información sobre las bases estadounidenses en materia de seguridad cibernética y cómo enfoca Estados Unidos los desafíos en el ciberespacio. No obstante, los chinos se han negado hasta ahora a corresponder a esos gestos y rechazaron los pedidos estadounidenses de mayor claridad sobre las operaciones cibernéticas de China.

Los funcionarios de inteligencia y de defensa de Estados Unidos se han quejado desde hace tiempo de los persistentes y amplios ciberataques contra los organismos federales de Estados Unidos y las corporaciones privadas, que proceden directamente de China.

Y Hagel, en un inusual comentario por la contundencia con la que fue pronunciado durante su visita a Japón, comparó directamente la invasión rusa de la península ucraniana de Crimea y las disputas territoriales en curso entre China, Japón y otras naciones por los apartados islotes en el este del Mar de China.

Tras considerar a China una gran potencia, agregó que "este poderío conlleva nuevas y mayores responsabilidades sobre cómo se utiliza el poderío militar".

Las autoridades estadounidenses dijeron el lunes que la visita al portaaviones de China fue un buen primer paso para tener mejores relaciones con los chinos.