Arranca en India la elección más grande del mundo

Ciudadanos indios comenzaron a votar el lunes en la mayor elección del mundo, un proceso en el que la oposición obtuvo impulso basada en promesas de renovación económica.

La votación comenzó el lunes por la mañana en los remotos estados nororientales de Assam y Tripura, donde pudo verse a muchas personas viajando por carreteras, caminos de tierra y montados en carrozas para depositar sus sufragios.

Los 814 millones de votantes elegibles sufragarán en etapas durante las próximas cinco semanas, un proceso escalonado al que obliga la vastedad del territorio indio. Los votantes escogerán los 543 escaños de la cámara baja del parlamento.

Los resultados de todos los 935.000 puestos de votación se conocerán el 16 de mayo.

Encuestas indican que el gobernante Partido del Congreso podría sufrir una severa derrota por los tropiezos que ha tenido a causa de las dificultades económicas y los escándalos de corrupción.

Se espera que el opositor partido Bharatiya Janata, dirigido por el nacionalista hindú Narendra Modi, tenga buenos resultados pero quizá no logre la mayoría.

Modi ha sido ministro en jefe del estado occidental de Gujarat durante los pasados 11 años y se le concede el mérito de haberlo convertido en un polo de desarrollo industrial. Sus críticos se preguntan si el jefe nacionalista puede ser un verdadero líder secular que concilie las numerosas culturas de India.

Se considera que, en general, las elecciones indias son libres y equitativas y es común que los poderosos sean derrotados en las urnas. No obstante, siguen existiendo desafíos debido a que tradiciones añejas como la lealtad de castas, el patriarcado y el nepotismo influyen en los patrones de votación.

Además en una amplia franja en el interior del vasto subcontinente indio rebeldes inspirados en el líder revolucionario chino Mao Zedong promueven un boicot a las elecciones. La guerrilla siempre trata de alterar las votaciones y este año no ha sido diferente.

"Varios grupos étnicos insurgentes y rebeldes maoístas pueden tratar de lanzar acciones violentas que alteren las votaciones. No queremos arriesgarnos y hemos desplegado cerca de 25.000 policías y efectivos paramilitares para garantizar la seguridad en las votaciones", dijo A. P Raut, director general adjunto de la policía de Assam a The Associated Press el lunes.