Asentamientos ponen en riesgo acuerdo Israel-UE

Israel preferiría renunciar a centenares de millones de dólares en becas para investigación de la Unión Europea antes que aceptar una cláusula contra los asentamientos que desea incluir Europa en un nuevo tratado de colaboración, dijo el viernes el viceministro israelí de Relaciones Exteriores.

Las declaraciones del viceministro Zeev Elkin se dan al día siguiente de que el primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, se reunió con su gabinete para fijar la postura oficial.

Elkin indicó que Israel aún tiene la esperanza de atenuar las condiciones del Horizon 2020, un programa de siete años de becas para investigación que comienza el 2014 y tiene un presupuesto de 80.000 millones de euros.

Si lo acepta, Israel pagaría unos 600 millones de euros y seguramente recibiría más de 1.000 millones de euros en becas. Israel participó con éxito en el programa de becas que concluye este año.

"Deseamos firmar y estamos dispuestos a negociar, pero si las condiciones son las que existen hoy, que no tienen precedentes, no podemos firmar", dijo Elkin a Radio Israel.

Las nuevas directrices de la UE indican que cualquier acuerdo de asociación con Israel debe fijar claramente que no son aplicables a Cisjordania, la Franja de Gaza y el este de Jerusalén, tierras capturadas por el Estado judío en 1967.

Los asentamientos, en los que residen unos 560.000 israelíes, son considerados ilegales por la mayor parte de la comunidad internacional, incluyendo la UE. La anexión de 1967 de Israel de la parte oriental de Jerusalén no es reconocida por casi todos los países del mundo.

Las negociaciones entre Israel y la UE para firmar el Horizon 2020 comenzarán en unos días.

El jueves, Netanyahu se reunió con el gabinete para encontrar una solución al dilema.

Netanyahu preside una coalición de centro derecha que incluye políticos partidarios de los asentamientos y seguramente sería difícil aceptar la nueva "cláusula territorial" de la UE.

___

Laub colaboró desde Cisjordania. El periodista de The Associated Press Juergen Baetz lo hizo desde Bruselas.