Guatemala: Condenan a prisión a policías asesinos

Un tribunal guatemalteco condenó a cuatro hombres por haber participado en la ejecución de por lo menos 10 reos en 2006, durante una fuga de presos y una requisa en una prisión guatemalteca.

Al iniciar la lectura de la sentencia, la jueza Irma Valdez se dirigió al público, a los sentenciados y a los abogados y les dijo, "No importa si ellos (las víctimas) eran prófugos o presos, se debió respetar sus vidas", al referirse a los privados de libertad asesinados.

Los cuatro hombres eran parte de un comando integrado por agentes de la Policía Nacional Civil, soldados y personas civiles, dirigidos por las más altas autoridades de seguridad de entonces, que ejecutaron el plan "Pavo Real" en el que la misión era ingresar al Centro de Rehabilitación Pavón en septiembre de 2006 con el argumento de retomar el control de la prisión que estaba en manos de algunos de los reos, y mataron a siete. También se les sindicó de realizar el plan "Gavilán" con el cual localizaron a tres reos prófugos y en lugar de devolverlos a la cárcel, los asesinaron.

Víctor Hugo Soto Diéguez, ex director de investigación criminal de la Policía Nacional Civil, fue sentenciado a 33 años de prisión por ejecución extrajudicial de cuatro reos en la prisión y los tres fugados.

El Tribunal de Mayor Riesgo también condenó a Víctor Ramos y Axel Arnoldo Martínez a 25 años de prisión por ejecución extrajudicial y al civil Aldo Stefano Figueroa a 15 años de prisión por tenencia de armas de fuego.

María del Rosario Melgar, Edwin Emanuel Rivera, Francisco Gonzáles Ibáñez y Nicolás Camajá fueron absueltos de los cargos.

"El tribunal fue muy objetivo, pero esto es una llamada de atención a la fiscalía general para que dejen de presionar a sus fiscales, hay muchos casos que no necesitan llegar a debate como en este caso que no habían evidencias contra mi cliente", dijo David Pineda, abogado de Camajá.

El Tribunal ordenó la inmediata liberación de los absueltos y que el Ministerio Público continúe la investigación hasta determinar las responsabilidades de los altos mandos de la Policía.

Javier Figueroa, ex segundo al mando de una división de la policía, que dirigió la intervención policial, huyó hacia Austria en el 2007, donde actualmente está bajo arresto por este caso. El ex director Erwin Sperisen también huyó de la justicia de Guatemala que quiere juzgarlo por el mismo caso y está refugiado en Suiza.

Carlos Vielmann, ex ministro de Gobernación, se refugió en España, luego de que abandonó su cargo. Guatemala ha solicitado su extradición para procesarlo por estos asesinatos, pero ésta no se ha concretado porque, según España, en el país centroamericano no hay medidas de seguridad para encarcelarlo.