Pakistán: Corte acusa a Musharraf por traición

El expresidente de Pakistán Pervez Musharraf fue acusado por cinco cargos de alta traición, que podrían castigarse con pena de muerte y representa un duro golpe contra las poderosas fuerzas armadas del país.

Es la primera ocasión en que un líder del ejército, en activo o retirado, es acusado de traición en Pakistán, donde las fuerzas armadas han tomado el poder luego de tres golpes de Estado desde que el país se fundó en 1947.

La acusación, el capítulo más reciente de varias demandas legales que Musharraf enfrenta desde que regresó al país hace alrededor de un año, también muestra las tensiones entre el gobierno civil que presentó la denuncia y las fuerzas armadas que tradicionalmente han estado por encima de la ley.

Musharraf, quien compareció el lunes en la corte por segunda vez durante el prolongado proceso que inició en diciembre, se declaró inocente de cinco acusaciones de traición y pronunció un discurso de 30 minutos en su defensa.

El exgeneral, quien ha estado hospitalizado en la cercana ciudad de Rawalpindi tras quejarse de dolor en el pecho mientras acudía a una de las audiencias en enero, dijo que se presentaba ante al tribunal desoyendo los consejos de su médico.

Se esperaba que los jueces emitieran su decisión sobre el pedido de Musharraf para salir del país y visitar a su madre enferma en Dubai, lo que permitiría al exlíder militar dejar el país.

"Me están llamando traidor", dijo. "Puse al país en la ruta del progreso después de 1999, cuando el país era llamado un Estado fallido que había caído en el incumplimiento de sus deudas".

Musharraf llegó al poder en 1999 mediante un golpe de Estado y en 2008 fue obligado a renunciar. Posteriormente salió del país y regresó el año pasado para participar en las elecciones.