Bombas matan al menos 22 personas en Bagdad

Una serie de ataques con explosivos en áreas comerciales de Bagdad mataron al anochecer del jueves al menos 22 personas en una nueva ola de violencia en la capital iraquí, dijeron funcionarios.

Los ataques ocurrieron con minutos de diferencia, lo que sugiere una acción coordinada de las que acostumbra el Estado Islámico de Irak y el Levante (ISIL por sus iniciales en inglés), un grupo inspirado en al-Qaida responsable de gran parte del derramamiento de sangre en el país.

El primer ataque de la tarde fue además el más mortífero.

Un automóvil cargado con explosivos estalló después de puesta del sol en una calle comercial en el barrio de Azamiya, mayormente sunita, mató a 12 personas y lesionó a 28. Muchos iraquíes salen a pasear el jueves por la noche, ya que el fin de semana local inicia al día siguiente.

Minutos más tarde, otro coche-bomba explotó cerca de un mercado en el mismo barrio, ocasionando la muerte de siete personas y heridas a 27.

A esos estallidos siguió una explosión en una calle de tiendas en el distrito Aamiriyah de la capital, matando tres personas y lesionando a otras 15.

Médicos confirmaron la cifra de muertes por los ataques. Todos los funcionarios pidieron no ser identificados debido a que no están autorizados para hablar con la prensa.

Los atentados ocurrieron a poco más de un mes de que los iraquíes acudan a las urnas el 30 de abril para las elecciones parlamentarias, las primeras en el país desde la salida de las tropas estadounidenses a fines de 2011.

Ningún grupo se atribuyó de inmediato la responsabilidad, pero los ataques tienen el sello de ISIL. El grupo extremista utiliza frecuentemente vehículos cargados con explosivos y atacantes suicidas contra objetivos en áreas públicas en su búsqueda de socavar la confianza en el gobierno.

La violencia se ha incrementado en la nación en el último año.

El año pasado, Irak registró el número más alto de muertes desde que comenzó a disminuir en 2007 el peor momento en el derramamiento de sangre sectario del país, según cifras de la Organización de las Naciones Unidas.