Carter: Dinero anónimo es un "soborno legal"

El ex presidente Jimmy Carter dijo el miércoles que las contribuciones políticas anónimas son un "soborno legal a los candidatos", y denunció un fallo de la Corte Suprema de Estados Unidos que hizo posibles los aportes ilimitados por grupos externos, incluyendo empresas y sindicatos.

"Es un hecho aceptado", dijo Carter en un discurso pronunciado en Atlanta. "Es un soborno legal de candidatos. Y el pago (por el favor) podría ser una embajada para alguien que recaudó trescientos o cuatrocientos mil dólares para ayudar a que sea elegido un candidato".

Carter habló en un foro en el que la Organización para la Seguridad y Cooperación en Europa (OSCE) difundió su informe de las últimas elecciones estadounidenses. El gobierno federal invitó al organismo europeo a observar el proceso.

El ex mandatario agregó que la Corte Suprema de Estados Unidos adoptó una decisión "muy estúpida" al anular los límites al gasto electoral independiente de las empresas y los sindicatos, que según la corte es una forma de libertad de expresión política constitucionalmente protegida. Carter agregó que él y sus oponentes republicanos utilizaron la financiación pública para regentar su campaña electoral general en 1976 y 1980.

El demócrata Carter criticó en forma más general la cuantía de las contribuciones privadas destinadas a las campañas políticas.

"Diría que es casi imposible para un candidato, como yo u otros al principio, ser considerado seriamente como candidato postulado para representar al Partido Demócrata o Republicano si no puedes recaudar 100 millones o 200 millones de dólares de los contribuyentes, muchos de los cuales saben que realizan una inversión en cómo serán tratados por el ganador una vez concluidas las elecciones", dijo Carter.

El ex mandatario indicó que aunque las elecciones en Estados Unidos fueron otrora un ejemplo para el mundo, la reputación del país disminuyó en el 2000 cuando la Corte Suprema intervino en el recuento de votos de la Florida, decidiendo de hecho la elección a favor del republicano George W. Bush. Criticó además a la mayoría legislativa republicana en ese estado por alterar las horas de los centros de votación para, según el ex mandatario, frustrar a los probables votantes demócratas.

El informe de la OSCE descubrió que:

-- La elección del 2012 fue regentada profesionalmente y en general el público consideró legítimo el resultado.

-- Las normas de identificación de los electores varían de estado a estado y se han politizado.

-- Los gastos políticos por parte de grupos externos pueden estar exentos de las normas de información, lo que plantea temores sobre la transparencia.

-- Las normas sobre recuento de votos varían mucho y no siempre están bien definidas, lo que podría ocasionar quejas.

___

Ray Henry en Twitter: http://twitter.com/rhenryAP