Colombia hará respetar su soberanía, dice ministro

Colombia es respetuosa de la soberanía de aquellos países que adquieran armamento, dijo el jueves el ministro de Defensa Juan Carlos Pinzón, pero advirtió que nadie se atreva a violar la soberanía colombiana.

El ministro respondió así al ser consultado por reporteros sobre versiones de prensa sobre eventuales compra de cañones y fragatas por parte de Nicaragua, país con el cual Colombia mantiene un pleito limítrofe.

"Frente al tema de adquisición de equipos por otros países...Colombia es muy respetuosa de la soberanía de los demás países. Hay países en el continente que adquieren todo tipo de equipos ofensivos y Colombia nunca termina interviniendo en esas decisiones", dijo el ministro al ser consultado sobre las versiones en torno a adquisiciones nicaragüenses.

"Respetamos la soberanía de los demás países, pero que quede claro: que a nadie se le ocurra meterse en el territorio colombiano, que a nadie se le ocurra violar la soberanía colombiana", dijo Pinzón sin entrar a comentar detalles.

En tanto, el jefe del Ejército de Nicaragua dijo el jueves en Managua que nadie quiere que haya guerra con Colombia por el tema de la nueva frontera marítima que estableció la Corte de La Haya, pero hizo énfasis en que Nicaragua no va a negociar "ni una sola gota" de agua de su nuevo mar territorial porque el alto tribunal dice que pertenecen a los nicaragüenses y que para proteger esos derechos es que buscan nuevas embarcaciones de guerra.

Al fallar un viejo pleito presentado por Nicaragua sobre la soberanía de islotes en el mar Caribe, la Corte Internacional de Justicia, con sede en La Haya, decidió en noviembre pasado que los cayos eran colombianos, pero concedió al país centroamericano porciones de mar hasta entonces en manos colombianas.

En su dictamen, que es definitivo y legalmente vinculante, la Corte Internacional dictaminó que el archipiélago de San Andrés y Providencia, con sus tres islas y sus siete cayos, era de Colombia, pero otorgó aguas a Nicaragua que eran hasta entonces colombianas.

De acuerdo con el gobierno colombiano, la decisión hizo que al menos dos de los islotes, Quitasueño y Serrana, quedaran rodeados por aguas ahora de Nicaragua, lo cual no sólo despojó al país de esta superficie sino que también afecta a los pescadores del archipiélago, que tenían en aquella región su mayor banco de pesca.

Colombia además denunció en julio pasado que Nicaragua está ofreciendo bloques para la exploración de hidrocarburos en el mar Caribe que incluyen áreas que pertenecen a Colombia.