Víctimas de ébola en cuarentena en Guinea

Trabajadores de salud con trajes aislantes atendían a pacientes en los centros de cuarentena el martes en una parte remota de Guinea donde el ébola ha causado la muerte de al menos 60 personas, en el primer brote del virus mortal en el occidente de África en dos décadas.

Siete pacientes están hospitalizados en un pabellón aislado en Gueckedou en el sur de Guinea, mientras que otros dos están siendo atendidos en otras partes, informó Médicos Sin Fronteras. El grupo de ayuda dijo que ha enviado unidades móviles a las zonas rurales aledañas en busca de personas que pudieron haber estado expuestas desde que los primeros casos surgieron la semana pasada.

"Para limitar la epidemia es crucial rastrear toda la cadena de transmisión", dijo la doctora Esther Sterk, asesora de medicina tropical para el grupo. "Todas las personas que han tenido contacto con los pacientes o que pudieron haber sido contaminadas están siendo vigiladas y aisladas ante el primer síntoma de infección".

Seis muestras de sangre de siete enviadas a Francia desde Guinea dieron positivo de ébola, específicamente la cepa de Zaire de la enfermedad originada en Congo que tiene una tasa de mortandad de hasta 90%, informó la Organización Mundial de la Salud el martes.

El ébola no tiene vacuna ni tratamiento específico. Sus primeros síntomas son fiebres altas, debilidad y dolor de cabeza, y se parecen a los de la malaria, una enfermedad mucho más común en África occidental. Una vez que el virus causa hemorragias, las víctimas comienzan a vomitar sangre o a sangrar de la nariz y las encías.

Cera de 1.500 de los 2,220 casos registrados desde que se descubrió el virus en 1976 han sido fatales, según los expertos. Hasta ahora la tasa de mortandad en Guinea ha sido del 70% según el doctor Sakoba Keita, vocero del ministerio de Salud.

Esas estadísticas abrumadoras han impulsado el miedo ante el primer brote en esta región de África en 20 años. Hasta ahora 60 personas han muerto en Guinea, un país sumamente pobre con un sistema de salud limitado, dijo Keita.

El brote también ha desatado alarma en los países vecinos, al otro lado de la frontera, en Liberia las autoridades investigan ya ocho casos, incluyendo cinco muertes, que sospechan podrían estar relacionados a los casos en Guinea, pues algunos pacientes viajaron a Liberia en busca de tratamiento.

Las autoridades de Sierra Leona y Costa de Marfil vigilan sus fronteras ante el brote.

No está claro por qué ha surgido el virus en Guinea, aunque el doctor Armand Sprecher, especialista de salud pública de Médicos Sin Fronteras dijo que el virus es transportado por murciélagos en la región.

"Suele esparcirse cuando la gente come murciélagos o cuando los murciélagos comparten un árbol con chimpancés y gorilas que comen fruta", explicó. "Los chimpancés y gorilas se enferman y se vuelven presa fácil de los cazadores que los atrapan por su carne".

Los familiares también se pueden contagiar cuando entran en contacto con los cadáveres de las víctimas durante los funerales, dijeron las autoridades de salud. Otras de las víctimas han sido los trabajadores de salud que atendieron a los pacientes antes de que se identificara el brote de ébola.

___

Larson reportó desde Dakar, Senegal. El periodista de The Associated Press Jonathan Paye-Layleh en Monrovia, Liberia también contribuyó con este despacho.