Argentina: comienza juicio por asesinato francesas

Un tribunal comenzó el martes a juzgar a los cinco acusados de la violación y asesinato de dos turistas francesas en 2011 en la provincia argentina de Salta, un proceso que promete ser complejo por las aparentes irregularidades cometidas por los investigadores en la recolección de pruebas.

Varios familiares de Cassandre Bouvier y Houria Moumni, cuyos cuerpos fueron encontrados el 29 de julio de 2011 en un paraje cercano a la norteña ciudad de Salta -unos 1.620 kilómetros al norte de Buenos Aires- asisten al proceso en el que el fiscal ha pedido prisión perpetua para Gustavo Lasi, Daniel Vilte y Santos Vera, acusados de homicidio calificado con abuso sexual agravado y robo calificado.

Los jornaleros Omar Ramos y Antonio Sandoval están a su vez acusados de encubrimiento por haber ocultado presuntamente el arma homicida y sobre ellos recae una petición de tres años de prisión de ejecución condicional.

El asesinato de las dos estudiantes de La Sorbona causó una gran conmoción en Argentina por la violencia que sufrieron las jóvenes y el hecho de que los acusados no contaban con antecedentes penales.

En su declaración testimonial ante el tribunal Hélene Kottak, madre de Bouvier, recordó el amor que sentía su hija por la naturaleza y por los viajes y que estaba enamorada. "Había confiado a su hermanita su proyecto de tener hijos; incluso había traído de Guatemala escarpines de bebé confeccionados en una tela maya tradicional y colorida, el mismo tipo de tela que le sirvió como mortaja", dijo la mujer emocionada.

"En su camino encontró la estupidez, la crueldad, la barbarie, la monstruosidad de la que es capaz un ser humano", afirmó Kottak sobre su hija, quien antes de viajar por turismo con su amiga había participado en un congreso en Buenos Aires en el marco de sus estudios sobre América latina en La Sorbona, que incluían la elaboración de una tesis.

Ante los tres jueces del tribunal desfilarán unos 200 testigos, entre ellos policías de la Brigada de Investigaciones, cuestionada por su proceder en la investigación del caso.

El tribunal debe resolver si aceptará en los próximos días los testimonios de peritos franceses mediante una videoconferencia. Algunos resultados de los peritajes de los especialistas galos contradicen los realizados en Argentina.

Mientras estudios argentinos reconocen en las víctimas la presencia del patrón genético de dos de los imputados, Lasi y Vera, en peritajes posteriores practicados en París y en un centro médico argentino el ADN de Vera no aparece.

Además la querella exige el esclarecimiento de la supuesta actuación irregular de los policías en la recolección de pruebas. Asimismo existen discrepancias sobre la fecha de la muerte.

"El principal interés de la familia es conocer la verdad: qué pasó, cómo y quién lo hizo. Tienen dudas sobre los autores y sobre si falta traer al proceso a alguien más", dijo a la prensa Federico Rodríguez Spuch, uno de los abogados querellantes.

Bouvier, de 29 años, y Moumni, de 21, fueron salvajemente violadas, golpeadas y asesinadas de sendos tiros en la reserva Quebrada de San Lorenzo, a la que habían ingresado el 15 de julio de 2011. Sus cuerpos fueron hallados por otros turistas 14 días después. Durante ese periodo no hubo denuncias por su desaparición.

El juez instructor de la causa, Martín Pérez, dijo a la prensa cuando ordenó el procesamiento de los inculpados que al parecer la intención de los agresores fue el abuso sexual y que después el ataque derivó en un robo y la muerte de las mujeres. Los acusados habrían asesinado a las turistas para ocultar el delito de violación, señaló.

Lasi trabajaba como guía turístico en la quebrada. Vilte era un trabajador informal y Vera jardinero. El primero admitió durante la investigación judicial haber violado a Moumni pero dijo que lo hizo obligado por los otros dos, a quienes acusó de haberlas ejecutado. Estos dos últimos negaron las imputaciones y Vilte dijo que fue torturado policías para incriminarse.

Abogados querellantes sospechan que otro encubridor de los asesinatos fue Walter Lasi, padre del principal acusado y quien fue sobreseído, ya que era el encargado de revisar que no quedaran visitantes en la quebrada al finalizar cada jornada.

Las audiencias del juicio se extenderán hasta el 16 de mayo.