Miles de mineros mantienen protestas en Perú

Mineros artesanales de oro protestaron el lunes por quinto día contra el gobierno en Lima y otras tres zonas del sur, donde por momentos bloquearon vías claves, mientras algunos líderes negociaban con autoridades.

Los mineros tratan de que el gobierno derogue un paquete de leyes que permite la destrucción de maquinarias o herramientas, que se reanude la venta del oro y se amplíe un plazo de formalización que finaliza el 19 de abril.

De vencerse el plazo otorgado por el gobierno, unos 70 mil mineros serán declarados ilegales, podrían enfrentar penas de prisión y las autoridades seguirían destruyendo sus maquinarias.

Más de 1.500 mineros permanecían en una calle de Lima, a pocas cuadras del Parlamento y del palacio presidencial, rodeados por cientos de policías, y en un breve choque con las autoridades fueron controlados con gases lacrimógenos.

Daniel Urresti, encargado gubernamental para combatir la minería ilegal, dijo a radio Exitosa que "no negociarán con nadie" mientras las vías sigan bloqueadas. Afirmó que han denunciado a 40 dirigentes por los delitos de toma de carreteras y homicidio culposo, después que una mujer de 71 años murió el sábado en un autobús varado en una vía tomada por los mineros.

Esteban Siancas, uno de los principales dirigentes de los mineros que no participa en las negociaciones, afirmó que quienes conversaban con el gobierno "no tenían representatividad, por eso que los mineros se mantenían en pie de lucha".

"El gobierno dice que nosotros no queremos formalizarnos, si fuera así no estaríamos en Lima, estamos de todo el país, desde la costa hasta la selva y no nos iremos hasta que logremos una solución", dijo Siancas a The Associated Press.

En el sur del país dos puntos de la Carretera Panamericana cercanos a la costa del Pacífico, en las regiones sureñas Ica y Arequipa, estuvieron bloqueadas por momentos, mientras que al menos dos puentes en una carretera de la región Puno, fronteriza con Bolivia, permanecía cerrada por unos 2.000 mineros que bajaron desde sus puntos de operación a más de 4.000 metros de altitud.

El gobierno distingue a los mineros entre informales e ilegales. Los últimos exploran en zonas prohibidas por el gobierno, como ríos y bosques. Urresti ha dicho que conversarán con los informales pero controlarán a los ilegales.

Según el gobierno, desde diciembre se detuvo la exportación de oro de origen desconocido y han destruido con explosivos maquinarias y unas 13 plantas ilegales de tratamiento valoradas en 30 millones de dólares.

"Necesitamos que nos capaciten, no somos delincuentes y no le estamos pidiendo un trabajo al Estado. Queremos ayuda de los organismos internacionales de derechos humanos y de la Cruz Roja Internacional", dijo Siancas.

Según la agencia estatal recaudadora de impuestos, en Perú se producen 160 y 170 toneladas de oro al año, pero 20%, alrededor de 40 toneladas, no tienen un origen conocido, no pagan impuestos y destruyen la Amazonía.

Perú es el quinto productor mundial de oro, que por lo general se envía a refinerías de Suiza, Estados Unidos e Italia, según información oficial.