Sequía azota a una región del noreste colombiano

El presidente colombiano Juan Manuel Santos anunció el lunes medidas para enfrentar el verano que azota al departamento de Casanare, región del noreste del país donde han muerto miles de reses, roedores y peces.

"Con el Consejo Nacional de Desastres pondremos en marcha medidas adicionales para mitigar efecto de la sequía en el Casanare", escribió el primer mandatario en Twitter, sin especificar las acciones para paliar los efectos de cinco meses sin lluvias, lo que ha golpeado especialmente a los municipios del norte de Casanare como Paz de Ariporo.

El alcalde de este pueblo, Edgar Bejarano, explicó que al menos la mitad del territorio, de unos 13.850 kilómetros cuadrados, está completamente árido y en él se esparcen los restos de unas 3.000 reses y cientos de caimanes, tortugas y chigüiros (roedores de gran tamaño).

"La cifra de animales muertos es alarmante. La situación es muy preocupante porque este municipio es muy pobre, por eso estamos viendo dónde y cómo conseguir la plata" para abastecer a los habitantes de agua potable y cavar pozos profundos y salvar a cientos de especies", dijo Bejarano en diálogo telefónico con The Associated Press.

Casanare, que con 1,8 millón de cabezas de ganado tiene el tercer rebaño más grande del país, es una zona de llanos y altas temperaturas, pero desde hace años no se registraban temperaturas tan elevadas, que han llegado a los 40 grados centígrados.

El Caribe colombiano --especialmente las ciudades de Santa Marta y Valledupar-- también han sido afectadas por fuertes olas de calor, dijo Cristian Uscátegui, jefe de pronósticos del Instituto de Meteorología (IDEAM).