Juicio a capo serbio que operaba en Latinoamérica

Un presunto narcotraficante serbio se declaró inocente el lunes de los cargos de haber traficado 5,7 toneladas de cocaína de Sudamérica a Europa y de lavar millones de dólares en ganancias de la droga.

"¡Todo es una gran mentira!", dijo Darko Saric. "Se siente como una de esas películas estadounidenses donde a alguien le ponen una trampa, pero espero que esto termine pronto".

Esta fue la primera presentación de Saric ante la corte desde que fue encarcelado la semana pasada después de varios años prófugo. Bajo fuertes medidas de seguridad, su audiencia atrajo la atención por los supuestos lazos políticos de Saric que le permitieron evadir la justicia durante años.

El hombre de 44 años está acusado de encabezar una poderosa organización criminal en los Balcanes que traficaba cocaína de Colombia, Argentina y Uruguay hasta el oeste de Europa. Está acusado de lavar al menos 22 millones de euros (30 millones de dólares) invertidos en la privatización de empresas estatales, fábricas y hoteles en Serbia y Montenegro.

Saric dijo a los jueces "conozco a algunas personas ricas y poderosas. Ellos todavía están aquí y yo estoy aquí".

Las autoridades serbias dijeron que Saric se entregó después de que fuera localizado en un país latinoamericano que no fue mencionado, con ayuda de autoridades estadounidenses y otras agencias internacionales de inteligencia.

El acusado estaba prófugo desde octubre de 2009 cuando un cargamento de 2,7 toneladas de cocaína que supuestamente era de él fue incautado ceca de la costa uruguaya en una acción policiaca internacional que incluyó a agentes de la agencia estadounidense antidrogas, DEA.

Once de los supuestos integrantes de la organización de Saric también enfrentan un juicio en Belgrado, mientras que 18 están prófugos. Todas sus propiedades, incluyendo hoteles lujosos y apartamentos en Belgrado, han sido confiscadas por las autoridades serbias.

Los Balcanes son una de las principales rutas de tránsito de las drogas.