Canal de Houston sigue bloqueado por derrame

Una barcaza con unos 900.000 galones (3.406.770 litros) de crudo pesado similar al alquitrán fue vaciada completamente el domingo, un día después de chocar con un barco en el Canal de Houston y derramar aproximadamente una quinta parte de su carga.

Oficiales de la Guardia Costera dijeron que hubo una fuga de unos 168,000 galones (635.930 litros) cuando uno de los tanques de la barcaza se rompió y que el domingo por la tarde habían detectado crudo a 19 kilómetros (12 millas) de la costa en el Golfo de México.

"Este es un derrame significativo", dijo el capitán Brian Penoyer, jefe de la Guardia Costera en Houston-Galveston.

Sin embargo, indicó que vaciar la barcaza fue un paso importante porque elimina posibilidad de más vertidos.

El canal, una de las vías fluviales con mayor tránsito en el mundo en la transportación de petroquímicos, fue cerrado el domingo por segundo día. Unos 60 barcos tuvieron que esperar tanto para salir como para ingresar a la vía acuática.

Más de 380 personas --"y hemos ordenado que acudan más", dijo Penoyer_, además de una flotilla de recogedores para recuperar el crudo y otras embarcaciones que han emplazado unos 18.288 metros (60.000 pies) de barreras en los alrededores de áreas ecológicamente sensibles, trabajaban para mitigar los daños.

En el área hay hábitats de aves populares entre los aficionados a observarlas, en especial durante la próxima temporada migratoria.

Las autoridades dijeron tener reportes aislados de daños a la fauna, pero ningún dato específico. Algunas manchas negras similares al alquitrán, junto con una línea negra de una sustancia aceitosa y pegajosa, podían verse a lo largo de la línea costera del dique de Texas City, un malecón de 8 kilómetros que en la Bahía de Galveston frente a un extremo de la Isla de Galveston.

"Esa es la consistencia de cómo se ve la carga", dijo Jim Guidry, vicepresidente ejecutivo de Kirby Inland Marine Corp., con sede en Houston --la compañía de barcazas para vías fluviales interiores más grande de Estados Unidos y propietaria de la averiada_, cuando se le describió la sustancia en una conferencia de prensa. "Estamos muy preocupados. Estamos concentrados en limpiar".

La compañía está asumiendo todos los costos, agregó.

La Guardia Costera y la Junta Nacional de Seguridad en el Transporte investigan lo ocurrido.

"Llevará bastante tiempo, dada la complejidad de las embarcaciones y el fuerte tráfico de la vía fluvial", afirmó Penoyer.

___

Los redactores de la AP Terry Wallace en Dallas y Marcy Gordon en Washington contribuyeron con este despacho.