México recuerda a candidato presidencial asesinado

Con actos en varios lugares, México recordó el domingo el vigésimo aniversario del magnicidio de Luis Donaldo Colosio Murrieta, ex candidato priísta a la presidencia asesinado el 23 de marzo de 1994 tras un mitin en un barrio pobre de la ciudad fronteriza de Tijuana.

El presidente Enrique Peña Nieto, en el blog de la Presidencia, dijo estar desarrollando los ideales por los que luchó Colosio, sus ideas de justicia, equidad, prosperidad y paz, y se dijo heredero de "su deseo de transformar a México".

"Fueron horas de incredulidad e incertidumbre", señaló en el texto que recuerda la efeméride. "Más tarde, me invadió una enorme tristeza, por sus seres queridos, por mi partido (el PRI) y por México" que aquel día "perdió a un gran líder" y a un "político visionario, que representaba un cambio con responsabilidad".

El barrio de Tijuana donde tuvo lugar el magnicidio, Lomas Taurinas, poco ha cambiado en estas dos décadas y algunas bardas incluso conservan las pintas electorales con el nombre de "Colosio" de hace 20 años. La pavimentación de sus calles y la construcción de una biblioteca y una plaza pública donde el priísta cayó abatido por dos disparos son los únicos progresos visibles que pudieron constatar periodistas de la AP en la zona.

Poco más de cien personas, sobre todo líderes políticos y militantes del Partido Revolucionario Institucional, estuvieron presentes en Lomas Taurinas. Entre ellos estaba Enrique Guerra Pérez, un simpatizante del PRI en este barrio de Tijuana que también estuvo allí el día del homicidio en 1994 y que, en entrevista con la AP, aseguró que nada ha cambiado en esa zona.

El lugar sigue siendo pobre y con mucha inseguridad, dijo, aunque el domingo proliferaban las patrullas de policía.

Guerra cargaba entre sus manos una cartulina con la leyenda "Luis Donaldo mereces justicia, no un homenaje", uno de los reclamos que comparten muchos mexicanos que desconfían de la versión oficial y creen que el asesinato no ha sido suficientemente esclarecido porque lo consideran una conspiración de estado.

Es lo que también señalaba un pequeño grupo de jóvenes de Tijuana que dijeron a la AP ser estudiantes de la Universidad Autónoma de Baja California, y que extendieron una manta que rezaba: "El mismo PRI de Salinas (Carlos Salinas de Gortari, presidente mexicano en 1994) mató a Colosio. El mismo PRI nos gobierna hoy".

Para la justicia mexicana, el caso está cerrado y se considera a Mario Aburto, actualmente en prisión, el culpable del asesinato del priísta y único autor del magnicidio que conmocionó México de forma casi comparable al homicidio de John F. Kennedy en Estados Unidos.

"Yo veo un México con hambre y sed de justicia, un México de gente agraviada por las distorsiones que imponen a la ley quienes deberían de servirla, de mujeres y hombres afligidos por el abuso de las autoridades o por la arrogancia de las oficinas gubernamentales", afirmó Colosio en su discurso más emblemático de marzo de 1994, palabras que algunos analistas vieron como su sentencia de muerte, consumada días después.

El presidente de la Fundación Colosio de Baja California, Hugo Abel Castro Bojórquez, que participó en el homenaje de Tijuana, lamentó en declaraciones a la AP que ese México descrito por Colosio de pobreza y corrupción siga presente en la actualidad, así como las dudas con respecto al crimen, alimentadas por los diversos libros y películas sobre el tema que han proliferado en el país en los últimos meses.

Frente a esas ideas, tanto Peña Nieto como el PRI de 2014 han subrayado sus afinidades con Colosio.

Así lo dijo el presidente del partido, César Camacho, en el acto central de homenaje efectuado en la Ciudad de México.

"Ahora que muchas cosas en nuestro país han sido puestas en movimiento, sus ideas cobran vigor", afirmó.

Y así lo proclaman los inmensos anuncios con el lema "Colosio vive en la trasformación de México" con los que el partido gobernante empapeló sus oficinas.

La familia de Colosio participó en homenajes en Sonora, su estado natal.

____

María Verza contribuyó a esta nota desde la Ciudad de México.