Sismo de 6,1 remece el norte de Chile

Un sismo de 6,1 grados remeció el norte de Chile el domingo por la tarde, donde ha habido una seguidilla de temblores en los últimos días que mantienen atemorizada a la población.

El Servicio Geológico de Estados Unidos (USGS, por sus siglas en inglés), que corrigió la magnitud de 6,1 a 6,0, ubicó el epicentro del movimiento telúrico a 97 kilómetros (60 millas) al noroeste de Iquique, 1.845 kilómetros (1.146 millas) al norte de Santiago.

La Oficina Nacional de Emergencias de Chile (Onemi) no reportó de inmediato daños a personas, alteración a los servicios básicos ni a la infraestructura. Sin embargo, la oficina regional del organismo en Tarapacá informó que algunos sectores de Iquique no tenían electricidad.

En tanto, el Servicio Hidrográfico y Oceanográfico de la Armada informó que el movimiento tectónico no reunió las condiciones para alertar a la población en las costas de Chile de un posible tsunami.

Con posterioridad al sismo se sucedieron cinco nuevos temblores de entre 4,6 y 5,3 grados, con epicentro en el mismo radio del movimiento mayor.

En Arica, 2.062 kilómetros (1.281 millas) al norte de Santiago, el sismo "no causó pánico", dijo el alcalde Salvador Urrutia.

"La gente ha continuado sus labores habituales y se quedó en la playa, porque se avisó que no había riesgo de tsunami", añadió. "La gente quedó preocupada después del temblor del fin de semana pasado, por eso ha habido una reactivación de los protocolos (...) Arica está bastante preparada" para enfrentar un movimiento de mayor magnitud, agregó.

El sismo, ocurrido a las 15:19 p.m., es el más fuerte en la zona desde el temblor de 6,7 grados del domingo pasado, que provocó una alerta de tsunami menor y la evacuación preventiva de la población cercana a la costa.

El sábado, un temblor de 6,2 grados también asustó a la población del norte, limítrofe con Perú y Bolivia. Cerca de una decena de réplicas se sucedieron a ese episodio.

Chile es uno de los países más propensos a terremotos del mundo.

El 27 de febrero de 2010, cuando faltaban pocos días para que la presidenta Michelle Bachelet culminara su primer mandato (2006-2010), un terremoto de 8,8 grados y un tsunami azotaron al país. Más de 500 personas murieron y 220.000 viviendas quedaron destruidas.

El terremoto más intenso del que se tenga registro en el mundo también ocurrió en Chile, en 1960, con una magnitud de 9,5 grados y 5.000 fallecidos.