Activista mexicana vuelve a Chicago

La activista mexicana que se refugió en una iglesia de Chicago durante un año en protesta por su deportación ha vuelto a la ciudad.

Elvira Arellano está viviendo en la Iglesia Metodista Unida Adalberto, donde se refugió en 2006, pero esta vez no está confinada a la iglesia.

Arellano fue liberada el jueves por las autoridades tras solicitar permiso para entrar en Estados Unidos*.

El reverendo Walter Coleman dijo el domingo que Arellano se prepara para una audiencia en abril, cuando presentará su caso ante un juez de inmigración.

Arellano está con sus hijos, un adolescente nacido en Estados Unidos y niño pequeño que nació en México.

Los dreamers son jóvenes que fueron llevados a Estados Unidos por sus padres cuando eran niños y que crecieron y estudiaron en el país a pesar de no tener autorización. El proyecto de ley Dream Act, que nunca se aprobó, contempla regularizar su situación inmigratoria.

A las 3 de la tarde estaba programado un servicio religioso en la Iglesia Metodista Unida Adalberto.