Protestan en Mianmar contra contra hidroeléctrica

Decenas de manifestantes emprendieron el domingo una marcha de 2.400 kilómetros (1.500 millas) hacia el norte de Mianmar en demanda de la cancelación definitiva del proyecto de una presa con financiación china debido a preocupaciones ambientales.

El proyecto de la presa en el río Irrawaddy, a un costo de 3.600 millones de dólares, contempla exportar 90% de la electricidad que genere hacia la vecina china, pero el gobierno del presidente Thein Sein ordenó en 2011 suspenderlo al afirmar que iba "contra la voluntad del pueblo".

Ahora, muchos en esta nación de 60 millones de habitantes, que salió recientemente de décadas de régimen militar, están preocupados de que se reanude la construcción después de las elecciones generales de 2015.

Unas 60 personas, que ondeaban banderas y pancartas en las que demandan la cancelación definitiva del proyecto de la presa Myitsone, se congregaron el domingo en la mañana en un suburbio de la ciudad principal, Yangón.

Los detractores del proyecto tienen previsto recorrer el río Irrawaddy,que pasa por poblados y aldeas, para aumentar la concienciación en contra del proyecto, dijo Ye Htut Khaung, uno de los organizadores.

Afirmo que prevé que la marcha cubrirá en 70 días el trayecto hasta Myitsone, en el estado de Kachin, donde se ubica el proyecto de la presa. La vasta mayoría de birmanos carece de acceso a la electricidad.

Los ambientalistas afirman que la presa causará el desplazamiento de grandes números de aldeanos y alterará el sistema ecológico de uno de los recursos nacionales más vitales del país, el río Irrawaddy.

También sumergirá un importante sitio cultural en el corazón étnico kachin, donde confluyen los ríos Malikha y Maykha.

"Todo mundo sabe que el entorno natural de Myitsone puede ser destruido, pero continúan adelante con el proyecto de todas formas", dijo Ma Phyu Phyu, uno de los participantes en la marcha.