España: Decenas de miles protestan por austeridad

Manifestantes y policías se enfrentaron durante una marcha contra el gobierno y la crisis económica que congregó a decenas de miles de personas el sábado en el centro de Madrid. Las autoridades informaron que seis policías resultaron heridos y 12 personas fueron arrestadas.

Cuando se escuchaba el discurso final, algunos manifestantes intentaron pasar una barricada de la policía para tratar de llegar a las oficinas centrales del gobernante y conservador Partido Popular. Entonces la policía antimotines arremetió contra los manifestantes, quienes lanzaron botellas y otros objetos mientras los agentes los golpeaban con bastones.

Un vehículo de la policía y un banco resultaron dañados por los inconformes. De momento se desconoce si hubo manifestantes heridos o si alguien en los dos bandos resultó lastimado de seriedad.

Los manifestantes dicen que el gobierno de Mariano Rajoy ha erosionado gran parte de los apreciados sistemas de salud y educación de España, mientras la gente está abrumada por el alto desempleo y la enorme deuda.

Seis columnas de manifestantes --cada una de una región distinta-- llegaron temprano a los suburbios de la ciudad y desde allí marcharon hacia la Plaza de Colón con carteles lemas con leyendas como "Marchando por la dignidad".

Por la tarde, el Paseo del Prado desbordaba de gente que entonaba lemas contra las políticas de austeridad del gobierno.

"No quiero corrupción, recortes del gobierno ni desempleo", dijo la oficinista Susana Roldan, de 24 años. "Lo que quiero es un futuro seguro en España".

El gobierno conservador de Rajoy tiene amplia mayoría en el Parlamento, lo que le ha permitido aprobar leyes de austeridad, subir impuestos y recortar el gasto desde que asumió el cargo en 2011, en un intento por reducir el déficit fiscal.

La economía española comenzó a desmoronarse en 2008 con el colapso del sector inmobiliario. El año pasado salió de una recesión de dos años a medida que los inversionistas han recuperado la confianza, pero el desempleo se mantiene testarudamente en un elevado 26%.

La protesta incluyó sindicatos, empleados públicos y organizaciones que representan a personas desalojadas de sus viviendas por no poder pagar la hipoteca después de perder sus empleos.

Una mujer portaba un cartel que decía "Mi hija no puede estar aquí porque tuvo que emigrar".