Violencia deja 16 muertos y varios heridos en Irak

Una serie de ataques en Irak dejó 16 personas muertas y varias heridas, incluyendo civiles y policías, dijeron el sábado las autoridades.

Por separado, se reportó que un funcionario kurdo en la guardia presidencial iraquí habría disparado a un periodista de una radio local durante una disputa cerca de la residencia del líder en el este de Bagdad, indicó la policía.

Las autoridades informaron que un teniente disparó a Mohammed Bedwei en un puesto de control de seguridad del presidente Jalal Talabani, un étnico kurdo.

El presunto asesino fue entregado a las fuerzas de seguridad iraquíes que tienen sitiado el complejo, reportó la prensa local.

Talabani sufrió una embolia el año pasado y está siendo tratado en Alemania. Desde entonces se conocen pocos detalles sobre su estado de salud.

Muchos en Bagdad resienten la presencia de fuerzas de seguridad de origen kurdo, llamados peshmerga, los encargados de resguardar a los kurdos importantes en Bagdad.

Por otra parte, una serie de explosiones cimbraron al país. Policías informaron que la ola comenzó cuando una bomba estalló en una calle comercial en Tikrit y minutos después un coche cargado con explosivos detonó cuando los policías llegaban a inspeccionar la primera explosión.

De los fallecidos, cinco fueron policías y dos civiles, en tanto que 18 personas resultaron heridas. Tikrit se ubica a 130 kilómetros (80 millas) al norte de Bagdad.

Horas después, un atacante suicida embistió su vehículo cargado de explosivos contra un puesto de control en el poblado de Adeim, a unos 100 kilómetros (60 millas) al norte de Bagdad. Tres civiles y tres policías fallecieron.

En la ciudad de Mosul, una bomba en el camino dañó un puesto de control militar, mató a dos soldados e hirió a tres.

Las fuerzas de seguridad son el blanco favorito de los insurgentes sunitas que intentan perjudicar al gobierno encabezado por chitas.

Un funcionario médico confirmó la cifra de víctimas. Todos los funcionarios solicitaron el anonimato porque no estaban autorizados a hacer declaraciones a la prensa.

La violencia se ha intensificado en Irak desde abril a niveles que no se veían desde 2008. Los incesantes atentados se han convertido en el desafío más serio que afronta el gobierno.