Demandan a GM por accidente fatal

Los familiares de dos adolescentes que murieron y de una que resultó lesionada en un accidente automovilístico ocurrido en 2006 en Wisconsin han demandado a General Motors alegan que la compañía fue negligente al diseñar sus autos pequeños y cometió fraude al no revelar hechos sobre defectos.

Natasha Weigel, que tenía 18 años, y Amy Rademaker, entonces de 15, murieron tras un choque en octubre de 2006 con un Chevrolet Cobalt del 2005 con el interruptor de encendido defectuoso. La conductora del automóvil, Megan Phillips, sufrió daños cerebrales permanentes, según una declaración de bufete que representa a las familias demandantes.

GM no advirtió a los adolescentes del peligroso defecto y mintió sobre la seguridad del vehículo, dijo el abogado Robert Hilliard en un comunicado. El bufete señaló que la demanda fue presentada el viernes en el Condado Hennepin, Minnesota, donde fue comprado el auto.

El choque fue uno de los primeros accidentes atribuidos al defecto en el interruptor de encendido. El mes pasado, GM llamó a reparación 1,6 millones Cobalts y otros autos pequeños en todo el mundo para reemplazar los interruptores. La compañía admitió que supo sobre el problema al menos 11 años antes de tomar medidas al respecto.

Los interruptores pueden salirse de la posición de marcha, lo que provoca que el motor se apegue mientras el vehículo avanza. Eso puede desconectar la dirección asistida y los frenos, ocasionando que los conductores pierdan el control. Además, las bolsas de aire no se activan si ocurre un choque. GM dice que al menos ha muerto una decena de personas en choques relacionados con los interruptores.

Hilliard, cuyo bufete está en Corpus Christi, Texas, dijo que una investigación mostró que las bolsas de aire del Cobalt no se activaron y el interruptor no estaba en la posición de encendido, lo que indica que la dirección asistida, los frenos y bolsas de aire no funcionaron adecuadamente.

"GM ocultó a mis clientes y a todos los otros conductores del Cobalt durante una década este defecto peligroso para la vida con la intención de evitar los costos de reparación", dijo en un comunicado Hilliard, del bufete Hilliard Muñoz Gonzáles.

La demanda solicita más de 50.000 dólares para Phillips y cada uno de los sobrevivientes de Weigel y Rademaker, agrega el comunicado.

GM declinó comentar sobre la demanda pero dijo que está centrada en "garantizar la seguridad y tranquilidad de espíritu de nuestros clientes afectados por el llamado a revisión".

Bajo los términos de su bancarrota, GM no puede ser demandada por choques ocurridos antes de su salida de la protección de bancarrota en julio de 2009. Esas demandas irían a un fideicomiso formado para dar solución a demandas contra la antigua compañía.