Escándalo por refinería golpea a Petrobras

Los directores de la petrolera estatal brasileña Petrobras se reunieron el viernes en una sesión especial de la junta en medio de un escándalo sobre la adquisición en 2006 de una refinería de crudo en Texas que amenaza con involucrar a la presidenta Dilma Rousseff.

Una directiva de Petrobras, quien confirmó la reunión pero no proporcionó más detalles, pidió no ser identificada porque no está autorizada a hablar con la prensa.

En 2006 Petrobras pagó a la empresa belga Astra Oil 360 millones de dólares por una participación de 50% en Pasadena Refining System. Un año después, Astra Oil ejerció una llamada "opción de venta a precio fijado" para que Petrobras comprara el 50% restante. La compañía brasileña se negó pero en 2012 perdió un caso de arbitraje en Estados Unidos. Los pagos por concepto de intereses y honorarios de representación elevaron el precio por ese 50% restante de la refinería a 820,5 millones.

Al final, Petrobras pagó 1.180 millones de dólares por una refinería que había costado a Astra 42,5 millones en 2005.

Rousseff era presidenta de la junta directiva de Petrobras al momento de la compra inicial y el diario O Estado de S. Paulo reportó esta semana que ella autorizó la transacción.

La oficina de Rousseff dijo en un comunicado que su decisión estuvo basada en un "resumen con problemas técnicos y jurídicos" del documento de la compra redactado por Nestor Cervero, actualmente director financiero de la agencia de distribución de combustible de Petrobras.

El comunicado señaló que el resumen no mencionó la opción de venta y que si ella lo hubiera sabido, junto con la junta directiva nunca hubieran aprobado la compra.

El legislador Rubens Bueno, del opositor Partido Popular Socialista, dijo a reporteros que el gobernante Partido de los Trabajadores "está utilizando a Petrobras para acuerdos sombríos que ahora involucran a la presidenta".

"No se puede presidir la junta directiva de una compañía como Petrobras y decir que lo engañaron a uno", agregó.

La Policía Federal y fiscales están investigando si hubo pagos ilegales o sobrefacturación en la operación.

La presidencia y Petrobras declinaron comentar el viernes sobre el asunto.

Las autoridades están investigando además acusaciones recientes de que hace varios años directivos de Petrobras aceptaron sobornos de SBM Offshore, un proveedor de buques petroleros con sede en Holanda.

Y el jueves la policía federal arrestó a Paulo Roberto Costa, un ex director de operaciones de refinación de Petrobras, sospechoso de participar en un plan de lavado de dinero.

La policía dijo que su arresto no está relacionado con la investigación de la refinería.