Ataque en Afganistán mata a paraguayo y dos niños

Los cuatro atacantes ingresaron rápidamente a un hotel de Kabul, se dirigieron hacia el restaurante, sacaron pequeñas pistolas y comenzaron a disparar a los comensales en la cabeza, dejando nueve muertos, entre ellos un ex diplomático paraguayo, dos canadienses y un periodista afgano, su esposa y dos hijos, dijeron las autoridades.

La capital afgana ha sido castigada por varios ataques, pero las autoridades parecen estupefactas ante el hecho de que los extremistas hubiesen logrado penetrar la estricta seguridad del hotel Serena, considerado uno de los lugares más seguros para quedarse en Kabul.

La balacera fue la más reciente en una serie de ataques de alto perfil mientras el Talibán y extremistas aliados aceleran una campaña de violencia en las semanas previas a las elecciones nacionales del 5 de abril.

Entre las víctimas estuvo el ex diplomático paraguayo Luis María Duarte, un abogado de 39 años que se encontraba en Afganistán trabajando para la organización no gubernamental National Democratic Institute, con sede en Washington, haciendo observaciones para las elecciones del 5 de abril, informó en Asunción el viernes el canciller paraguayo, Eladio Loizaga.

Los restos de Duarte son esperados el martes venidero en la capital paraguaya.

Otra de las víctimas fue Sardar Ahmad, un respetado periodista de 40 años que fue asesinado junto con su esposa y sus dos hijos, confirmó la Agence France Presse (AFP). La agencia francesa de noticias informó que el hijo más joven está bajo tratamiento médico porque resultó gravemente herido en el ataque.

Ahmad también dirigió la empresa de medios Kabul Pressistan y se unió a la AFP en 2003 para ser el principal reportero de la agencia en Kabul. Cubría todos los aspectos de la vida, guerra y política en su país natal, de acuerdo con un comunicado de la agencia.

El ataque en Kabul llega con un incremento en los atentados y balaceras contra extranjeros en la capital afgana, algo que era inusual. A comienzos de este mes un periodista sueco murió de un disparo cuando iba por la calle y un restaurante libanés popular entre los extranjeros fue atacado por un suicida y hombres armados en enero.

El Talibán ha amenazado con usar a violencia para frustrar las elecciones del mes entrante y el derramamiento de sangre demuestra que es capaz de hacerlo. La votación presidencial será el primer traspaso democrático de poder desde que la invasión de Estados Unidos en 2001 derrocara al movimiento islámico. La Constitución no permite al presidente Hamid Karzai relegirse a un tercer mandato.

Zabihula Mujahid, portavoz del grupo extremista, responsabilizó al Talibán por el ataque en Kabul y dijo que muestra que "nuestra gente, si se decide a atacar en cualquier lugar, puede hacerlo".

En el momento del atentado el restaurante del hotel estaba repleto de afganos que celebraban la víspera del Año Nuevo Persa o Novruz, además de extranjeros que frecuentan el hotel.

___

Los periodistas de The Associated Press Pedro Servín en Asunción, Paraguay, y Mirwais Khan en Kandahar colaboraron para este despacho.