Entra en vigor acuerdo en Canal de Panamá

El acuerdo entre las autoridades del canal interoceánico y las empresas contratistas europeas para resolver el conflicto por reclamos de sobrecostos multimillonarios y culminar la ampliación de la vía interoceánica entró en vigor el jueves al completarse la firma de todas las partes.

La Autoridad del Canal de Panamá anunció mediante un comunicado que el acuerdo definitivo "se completó" esta semana con las rúbricas de la aseguradora Zurich América y de la empresa panameña Constructora Urbana, uno de los socios minoritarios que integran del consorcio Grupos Unidos por el Canal que realiza los trabajo.

El consorcio es liderado las empresas Sacyr de España e Impregilo de Italia. También lo integra la empresa belga Jan De Nul.

El acuerdo, que se anunció el pasado 27 de febrero tras dos meses de negociaciones entre la administración del canal y el consorcio, "entró hoy (jueves) en vigencia, luego de que se completara su firma por todas las partes", dijo la Autoridad del Canal en un comunicado.

El litigio, que se generó por los reclamos del grupo por sobrecostos por más de 1.600 millones de dólares, paralizó completamente las obras de ampliación por dos semanas y retrasó aún más su fecha de conclusión.

Las partes acordaron aportar cada uno 100 millones de dólares para reactivar los trabajos ante la falta de liquidez y que la fianza de cumplimiento por 400 millones de dólares del proyecto de construcción de las nuevas esclusas sólo podrá ser liberada a la aseguradora para financiar las obras.

Una moratoria otorgada al consorcio para pagar adelantos que recibió del canal a inicios de los trabajos por más de 700 millones de dólares podrá extenderse hasta 2018, mientras las partes ventilan los reclamos por sobrecostos en las instancias establecidas en el contrato del proyecto, según los términos del acuerdo.

Pero esa moratoria está sujeta al cumplimiento por parte del consorcio de varios asuntos, como la entrega de las 12 compuertas para las nuevas esclusas que se construyen en Italia, a más tardar en febrero de 2015, recordó la Autoridad del Canal.

También establece que el contratista terminará la obra en diciembre de 2015.

La ampliación del canal tiene un costo de 5.250 millones de dólares y busca duplicar la capacidad operativa de la vía interoceánica, que este año celebra su primer centenario.

El contrato para la construcción de las nuevas esclusas, el principal componente del plan, fue adjudicado a mediados de 2009 a un costo de 3.118 millones de dólares.