Israel: Exempleado demanda a los Netanyahu

Un exempleado de la residencia oficial del primer ministro israelí Benjamin Netanyahu presentó una demanda alegando que sufrió malos tratos por parte de la esposa del gobernante, se informó el jueves.

Fue el más reciente de una serie de casos que afecta a la familia del gobernante, acusada de llevar un tren de vida extravagante e ignorar las penurias de la clase media. La oficina de Netanyahu rechazó los reclamos y los calificó de "escandalosas".

La demanda de Menny Naftali, un exmiembro del personal de limpieza, dice que Sara Netanyahu empleó con él un lenguaje abusivo e incluso un insulto étnico durante sus 20 meses de servicio.

Naftali pide el equivalente de 185.000 dólares en compensación por daños y perjuicios ante el Tribunal Laboral israelí.

Entre sus reclamos, alega que ella lo despertó a las 3 de la madrugada para quejarse de que compró leche en un envase de plástico en lugar de cartón. En otro caso, dice que ella le lanzó un jarrón de flores al suelo y lo regañó porque no estaban suficientemente frescas.

"Cuando Sara vio flores que 'no estaban frescas', ella las arrojó al piso mientras gritaba al señor Naftali que era un 'mal supervisor' y que algo como eso 'nunca ocurriría en el Palacio del Elíseo''', dice la demanda.

Naftalí asevera además en la querella que Sara Netanyahu ridiculizó su origen étnico cuando ordenó comida para ellos en un hotel, insinuando que su procedencia de Medio Oriente era de algún modo vulgar. A lo largo de los años, los judíos con ascendencia en Medio Oriente han sido vistos con frecuencia en Israel como una subclase en comparación con los políticamente dominantes judíos de ascendencia asquenazí o europea.

"La señora Netanyahu castigó al demandante, y le explicó 'nosotros somos europeos. Somos refinados, no comemos tanto como ustedes marroquíes. ...Ustedes nos están engordando y luego cuando somos fotografiados en el extranjero, nos vemos gordos'", agrega el documento.

Naftali afirmó en la demanda que Sara Netanyahu le recriminó haber llevado a sus hijos a la residencia el Día de la Independencia, un feriado nacional.

"Aunque estaba claro que durante la comida él podía salir con ellos a su casa, a la señora Netanyahu no le gustaba esto y pidió que los niños salieran de la casa inmediatamente, e incluso lo regañó diciendo que 'el primer ministro tampoco ve a sus hijos'".

Naftalí, quien tiene alrededor de 35 años, dijo que prestó servicios en una unidad militar de élite antes de pasar a integrar el personal de la residencia como guardaespaldas de los dos hijos de Netanyahu.